Revista80dias.es
Portada » Biblioteca » Cultura » Los Reyes del Grial, de Margarita Torres y José Miguel Ortega

Los Reyes del Grial, de Margarita Torres y José Miguel Ortega

REVISTA80DIAS.ES
4 junio 2014, 9:54 CEST

Un estudio revela que el Santo Grial se encuentra en la ciudad española de León. Margarita Torres y José Miguel Ortega reconstruyen en este libro el camino de la copa que usó Jesús en la última cena hasta llegar a la Península Ibérica.

Copa que se identifica con el Santo Grial, custodiada en la Iglesia de San Isidoro (León)

Copa que se identifica con el Santo Grial, custodiada en la Iglesia de San Isidoro (León)

Historias sobre el Santo Grial hay muchas, así como copas sagradas, pero pocas cuentan con una base documental e histórica consistente. Hace unos cuantos meses, los investigadores universitarios Margarita Torres y José Miguel Ortega sorprendían con la conclusión de que el cáliz que se usó por Jesús en la última cena celebrada con sus discípulos se encuentra en la Basílica de San Isidoro, en la ciudad de León (España). Ambos expertos han escrito Los Reyes del Grial (Editorial Reino de Cordelia), donde reconstruyen de forma minuciosa y detallada el recorrido de la copa que se guarda en San Isidoro, hasta entroncarla con la última cena de Jesús antes de su prendimiento y posterior crucifixión.

Se trata de un libro muy interesante, porque está escrito desde una perspectiva histórica y científica, más allá de los apasionamientos religiosos o mitológicos. Para su investigación, los autores han usado múltiples fuentes documentales y una amplia bibliografía que les ha permitido reconstruir las formas de vida del primer siglo y el camino del cáliz. Ahora bien, a nuestro juicio (y sin ser especialistas), la parte más endeble de la argumentación histórica es la que se refiere a la custodia del cáliz en Jerusalén tras la muerte de Jesús y su posterior paso a manos árabes. La tesis de los autores, que apoyan en diferentes escritos, se basa en que, una vez crucificado Jesús, y tras los años tumultuosos que sufrió Jerusalén por las revueltas contra los romanos, la copa sagrada acabó en la iglesia del Santo Sepulcro de Jerusalén, donde era venerada. La Ciudad Santa pasaría después por varios asedios de las fuerzas musulmanas, hasta que fue finalmente conquistada y el Santo Grial acabó en manos del califa Al-Mustansir.

Desde Jerusalén, la copa pasaría por Egipto y por el califato de Denia (Alicante) en la Península Ibérica y de aquí llegaría al rey Fernando I de León como regalo en el siglo XI. Esta última parte es la mejor fundamentada, ya que se apoya en un mayor número de documentos históricos. Entre estos documentos se encuentra un pergamino de la Biblioteca de Al-Azhar de El Cairo (Egipto), hallado en 2006 por el doctor Gustavo Turienzo en la Biblioteca Nacional de Egipto, en el que se describe la llegada de la copa sagrada al emir de Denia y su deseo de ofrecérsela a Fernando I. Otro documento de la misma biblioteca menciona el interés del famoso Saladino en que se le proporcionase una esquirla de la copa, que efectivamente falta en el cáliz de León. A través de estos dos pergaminos, los profesores reconstruyen el viaje de la copa desde Jerusalén a Denia y de este emirato ibérico a la ciudad de León.

Sin duda, del estudio se puede concluir la historia del cáliz que se guarda en la basílica de San Isidoro de León hasta su aparición en Denia. Sin embargo, para relacionar esta reliquia con el Santo Grial que usó Jesús en la última cena con sus discípulos faltan algunas piezas oscurecidas por la Historia. El hallazgo de estos documentos en Egipto tras las revoluciones de 2011 plantea indicios de que esta copa podría ser la que se guardaba en Jerusalén, pero no hay ningún dato que lo atestigüe directamente.

Los autores de este libro no son diletantes. Margarita Torres es doctora y profesora de Historia Medieval en la Universidad de León, con varias publicaciones en su haber. Por su lado, José Miguel Ortega es doctor en Historia del Arte por la Universidad de Valladolid, ha escrito diversos libros y ha ejercido el periodismo. Uno de los aspectos más destacables de Los Reyes del Grial, a parte de su fundamentación histórica, es la puesta de manifiesto de los pequeños detalles de la historia que se tejen con los grandes acontecimientos históricos. Como siempre, bajo los momentos clave de la Historia corren hechos, pasiones y decisiones que pocas veces se cuentan, pero que también son claves para su formación.

Vídeos que no debes perderte
Déjanos tu opinión
Más contenidos