Revista80dias.es

Larga distancia, de Martín Caparrós

Literatura de viajes a lo grande

Malpaso edita el recopilatorio de reportajes de Martín Caparrós, uno de los maestros de la crónica latinoamericana.

Cruce de largos caminos | Foto: GregMontani para Pixabay

Cruce de largos caminos | Foto: GregMontani para Pixabay

En Internet, la cantidad oculta la calidad, por lo que para leer buenos reportajes de viajes no queda más remedio que recurrir al papel. Y ahí nos encontramos con Larga distancia de Martín Caparrós (Malpaso Ediciones, 2017), un libro que recopila los mejores reportajes de este periodista argentino, capaz de extraer la esencia de los lugares, las personas y las situaciones que vive. Aunque esta recopilación ya fue publicada en 1992, Malpaso ha realizado una edición muy cuidada que revitaliza los textos.

Frente a los típicos tópicos de la literatura de viajes (“el lugar más bonito”, “un marco incomparable”), Caparrós hace reporterismo. Es decir, el escritor porteño no se limita a visitar China, Bolivia, Moscú o Haití, entre otros muchos destinos, sino que su objetivo es comprender quién vive y cómo vive allí para trasladárselo al lector. Además de relatos de viajes, en el libro se encuentran semblanzas de personajes como Miguel de Cervantes o Ernesto Guevara, más conocido como “El Che”. Son otro tipo de viajes, al interior de las personas o de sus circunstancias.

La virtud de Caparrós es el periodismo, que ejerce con maestría de reportero en la búsqueda del dato y las personas que dan el contexto necesario para que el lector comprenda. Así se configuran reportajes extraordinarios como el de la apertura al capitalismo de China en la década de 1990. O el de las últimas horas del Che en Bolivia, que Caparrós construye con las conversaciones que mantuvo con los campesinos de la zona montañosa donde se escondía Ernesto Guevara. O el de un Haití entre las luces de una modernidad ecléctica y lo sobrenatural de las prácticas vuduistas.

A todo ello se añade el uso del castellano latinoamericano, tan salpicado de términos que en España resultan curiosos, pero que aportan una musicalidad y originalidad que hacen más atractivo el texto. Caparrós, heredero de la crónica latinoamericana como exponente del periodismo al otro lado del Atlántico, es un maestro en el tejido de historias que combinan lo periodístico con lo literario.

El libro de Caparrós viene a desmentir las afirmaciones de Camilo José Cela (de las que después se desdijo, al menos en la práctica) cuando publicó su Viaje a la Alcarria: la literatura de viajes no debe ser antropológica ni sociológica. Larga distancia sostiene, con mucha solidez, la tesis contraria: que sin antropología, sociología y, en definitiva, cualquier disciplina humanística, la literatura de viajes se queda en descripciones de estampas. Y, para esas alforjas, “el viajero” no se habría levantado de su pisito madrileño.

Recibe el boletín semanal de Revista80dias en tu correo