Revista80dias.es
Temas:
Portada » » Santa Teresa vuelve a Ávila

Santa Teresa vuelve a Ávila

En realidad nunca se fue. La capital castellanoleonesa celebra los 500 años del nacimiento de esta mujer especial e importante, viajera infatigable para levantar los conventos de las carmelitas descalzas, reformadora de esta orden en España y difusora de un misticismo llano.

El 28 de marzo se han cumplido 500 años del nacimiento de Teresa Sánchez de Cepeda. Quizá ese nombre no nos diga nada, aunque si usamos el apelativo más famoso, Santa Teresa de Ávila (o de Jesús), las cosas cambian. La vida de la primera doctora de la Iglesia es apasionante y muestra una lucha contra los elementos y la mentalidad cerril del siglo XVI, aunque siendo consciente del papel que como mujer tenía en la sociedad e Iglesia de su tiempo. De hecho, Teresa tuvo una mente del siglo XXI en una época en que la mujer era sistemáticamente maltratada y ninguneada.

En el especial de este trimestre nos interesamos por la figura de Santa Teresa, por su aspecto humano, no el religioso. Y por la multitud de viajes que realizó la abulense a lo largo de su vida para crear sus conventos carmelitas. Santa Teresa recorrió toda España y realizó una labor emprendedora sin precedentes.

Aunque la geografía española está impregnada de las huellas de Santa Teresa, Ávila es la ciudad que vio nacer y desarrollarse a esta mujer excepcional. Por eso, esta capital castellanoleonesa es la protagonista para conocer en detalle los atractivos que ofrece a aquellos que quieran seguir el rastro de Teresa en la misma.

En la ciudad amurallada se localiza el Convento de la Encarnación, donde Teresa profesó con las carmelitas por primera vez y donde empezó a pergeñar la idea de reformar la orden para acogerse a la regla estricta de las carmelitas descalzas. Además, en el otro extremo se sitúa el Monasterio de Santo Tomás, lugar de oración y confesión de Santa Teresa y donde tuvo una de sus visiones. Este medio ha sido testigo excepcional de la restauración de una de sus capillas, donde se han encontrado inscripciones sobre la religiosa. Santo Tomás es uno de esos lugares que pasan desapercibidos para el visitante, pero que merece horas por la belleza de su iglesia y del palacio contiguo, residencia de verano de los Reyes Católicos durante el siglo XV.

Ávila ha seguido poniéndose a punto para ser la ciudad de Santa Teresa. Desde hace años existe un museo sobre la religiosa, muy completo y con multitud de documentos, aunque centrado en su vida espiritual y religiosa. Pero la ciudad guarda otros atractivos, como la iglesia de San Vicente, la catedral, con un museo de arte sacro poco comentado, y las propias murallas de Ávila, protagonistas y primer elemento visible de la importancia de la capital.

Más en Actualidad
Vídeos que no debes perderte
Déjanos tu opinión
Más contenidos
Encuentra tu hotel
Booking.com