Revista80dias.es
Portada » Internacional » Viajes » Qué ver en Venecia

Qué ver en Venecia

La ciudad del centenar de islas

Plaza de San Marcos en Venecia | Foto: Pixabay
Raquel Ferreiro
junio 2019

Consejos para saber qué ver y hacer en Venecia, antigua capital de una república marina esencial para Europa.

Ubicada en el noreste de Italia, Venecia es una ciudad única en el mundo. La integran un total de 118 pequeñas islas unidas entre sí por más de 400 puentes. Puede decirse que Venecia es una auténtica ciudad en el mar y es precisamente esa peculiaridad geográfica lo que la hace tan única y especial. Venecia es un mundo aparte y no deja indiferente al turista. Lo que más llama la atención es el hecho de que no hay carreteras sino canales y en el interior de la ciudad no existe el tráfico rodado. El único medio de transporte son las embarcaciones, bien las transbordadoras, como transporte colectivo (vaporettos), o las románticas góndolas.

Por Venecia, en su momento capital de una poderosa república marítima, pasaron personajes tan importantes como El Greco, aunque con una estancia tan breve como desconocida. Se sabe que en 1566, el pintor aún estaba en la isla de Creta, que entonces pertenecía a la República de Venecia, y la única noticia documentada de la que se tiene conocimiento es referente al envío de unos dibujos a un cartógrafo cretense, fechada en agosto de 1568. Otra carta, de noviembre de 1570, sitúa al pintor ya en Roma, así pues su estancia en Venecia no debió durar más de 3 ó 4 años de los que, salvo que aprendió cuanto pudo de la escuela veneciana, no sabemos gran cosa.

Uno de los canales estrechos de Venecia | Foto: Pixabay
Uno de los canales estrechos de Venecia | Foto: Pixabay

Pero no podemos negar que imaginar al Greco paseando por los canales, oteando las siniestras sombras de esto o aquello, que sin duda después plasmaría en sus obras, es casi tan romántico como imaginarnos a nosotros mismos recorriendo los entresijos de la ciudad durante la noche. El carnaval veneciano, por ejemplo, es algo que no tiene comparación ninguna con el resto del planeta. El Greco tuvo la suerte de conocerlo y vivirlo y después nos dejó en sus maravillosos cuadros pequeñas pinceladas para nuestro descubrimiento y disfrute personal (ver la biografía de El Greco).

Qué hacer en Venecia

Pero la mejor forma de conocer Venecia es, aprovechando su reducido tamaño, recorrerla andando (en tan solo 35 minutos podemos patear la ciudad de Norte a Sur). Lo más aconsejable al llegar a Venecia es hacernos con un buen mapa de la ciudad, pero uno bueno, para situarnos en todo momento. Perderse por sus calles y callejones es un autentico placer.

Venecia está llena de encantadores rincones incluso fuera de lo que suelen ser las rutas y zonas más turísticas y esa es una de nuestras propuestas: sacar un ratito para, literalmente, perderse por sus callejuelas. Pero cuidado porque perderse de verdad puede salirnos muy caro. La estrechez de las calles se presta para todo tipo de atracos y malos ratos… hay que controlar en todo momento tanto nuestras pertenencias como nuestra ubicación, porque Venecia se sirve de su romanticismo y leyenda para ocultar el hecho de que es una de las ciudades menos seguras de Europa. Y eso nadie te lo cuenta.

Además hay que tener en mente que para los turistas los precios siempre serán abusivamente exagerados, por lo que hay que estar muy atentos y tener mucho cuidado, porque los venecianos intentarán sacar provecho de la situación en todo momento y son capaces de cobrar incluso por el hilo musical del restaurante. Así que atención.

Gran canal de Venecia | Foto: Pixabay
Gran canal de Venecia | Foto: Pixabay

En Venecia hay muchísimo que ver y dependerá del tiempo que vayamos a estar allí. Así que tenemos  que organizar muy bien nuestro itinerario para sacarle el mayor jugo posible a nuestra visita. Hay lugares que no podemos dejar de visitar, empezando por la Plaza de San Marcos, de la cual Napoleón Bonaparte dijo que era “el salón más bello de Europa”. Está flanqueada por las llamadas Procuradurías Viejas y Procuradurías Nuevas cuyas fachadas son una continua arcada. Entre los edificios más destacados que delimitan la plaza encontramos la Basílica de San Marcos, el Palacio Ducal, la Torre del Reloj y el Campanile de ladrillo rojo desde el que se señalaba la llegada de los barcos y los incendios, pues tiene unas magníficas vistas de la ciudad.

Venecia cuenta con un sinfín de basílicas, iglesias y bellos palacios, sólo a orillas del Gran Canal se levantan más de 200, que se datan entre los siglos XII y XVIII. Y por supuesto puentes, muchísimos puentes, el más famoso sin duda el Puente de los Suspiros, nombre que no viene dado por los suspiros de los enamorados sino de los reos condenados a muerte que cruzaban por el camino hacia su celda. Suspiraban porque esa era la última vez que verían el sol en su vida… un buen motivo para suspirar, desde luego.

Otros lugares dignos de ser visitados son la Biblioteca de San Marcos, el Arsenal, la Galería de la Academia, uno de los museos más ricos del mundo en pintura veneciana, y el Teatro la Fenice que tras quedar arrasado por un incendio en 2003 se ha reconstruido. Una visita a la fábrica de cristal de Murano también es una buena opción. Aunque cuidado porque no sólo son carísimos, sino que es una de las excursiones en las que más aprovechan los gondoleros y en general los venecianos para estafar al turista. Tanto si se es romántico como si no, no se puede visitar Venecia sin dar un paseo en góndola, merece la pena la experiencia y es otra forma de ver la ciudad, en este caso a ras de agua.

Canal de Venecia hacia la plaza de San Marcos | Foto: Pixabay
Canal de Venecia hacia la plaza de San Marcos | Foto: Pixabay

Por otro lado, si se visita la ciudad en febrero no podemos dejar de disfrutar de los carnavales, no sólo la fiesta más popular de Venecia sino uno de los símbolos de la ciudad, con sus disfraces que imitan los elaborados y coloridos trajes del siglo XVII  y esas máscaras decoradas, tan bonitas, con las que cubrir el rostro. Una de esas cosas que hay que hacer en la vida.

Comer y dormir en Venecia

En cuanto a la gastronomía, algunas sugerencias son el Carpaccio con queso parmesano, el hígado a la veneciana, arroz a la “pescatora”, turrón crujiente con almendra o “Mandolato” y por supuesto el pescado del mar Adríatico, especialmente las gambas, calamares, sardinas y cangrejos de Murano. Y en cuanto a bebidas típicas de la ciudad encontramos el spritz, un refresco con alcohol que puede acompañarse de bitte y el Bussulai, una bebida a base de canela.

En lo que se refiere al alojamiento, Venecia es una ciudad cara tanto en los hoteles como en los alberges. Si el bolsillo lo permite, por qué no darse un capricho y dormir en las propias islas fuera del núcleo principal. Y cuanto más cerca de la Plaza de San Marcos, mejor. Pero si el presupuesto es ajustado, hay otras opciones y la más económica es alojarse en Lido o Mestre, que no quedan lejos y están bien comunicadas por el vaporetto la primera y por tren directo la segunda.

Vídeos que no debes perderte
Déjanos tu opinión
Más contenidos
Encuentra tu hotel
Booking.com