Revista80dias.es
Portada » Biblioteca » Cultura » Vestido de novia, de Pierre Lemaitre

Vestido de novia, de Pierre Lemaitre

Cuando la venganza gana y su único producto es el vacío

REVISTA80DIAS.ES
12 junio 2015, 7:52 CEST

‘Vestido de novia’ es una novela negra que empieza con un ritmo sólido y prometedor, pero que acaba autodestruyéndose por lo previsible que es. Aún así, plantea el interesante tema de la semilla del mal que todos albergamos.

Vestíbulo de entrada a la Estación de Príncipe Pío, antigua Estación del Norte, en Madrid | Foto: David Fernández

Vestíbulo de entrada a la Estación de Príncipe Pío, antigua Estación del Norte, en Madrid | Foto: David Fernández

Vestido de novia (Editorial Alfaguara, 2014), del escritor francés Pierre Lemaitre, promete interés e incertidumbre en su primera parte, pero a partir de la segunda se desinfla para acabar siendo totalmente previsible. El escritor galo, que ganó el prestigioso premio Goncourt en 2013 con su novela Nos vemos allá arriba, maneja con precisión la técnica del género negro (y del engaño al lector), pero hace poco creíble el argumento de esta obra y el discurrir de la trama.

No podemos contar mucho sobre el hilo conductor de Vestido de novia, porque corremos el riesgo de destripar su engranaje. Pero sí debemos decir que el autor hace pasar a Sophie, la protagonista, por toda clase momentos traumáticos. Y, con ella, al lector, que dudará de la locura de Sophie. Sin embargo, a partir de la aparición de Frantz en el relato, lo que empezaba a ser una novela negra se autodestruye y cae cuesta abajo hasta un final predecible y que no dice nada.

La lectura de Vestido de novia nos ha recordado que en las letras hispanas contamos con referentes de temática muy parecida, como Los renglones torcidos de Dios, de Torcuato Luca de Tena. Aunque sólo haya sido por recordarnos los buenos momentos pasados con la novela de Tena, Lemaitre ya ha conseguido algo.

Con todo, la historia que construye Lemaitre está recorrida por una idea principal que la hace atractiva, porque incita el replanteamiento de determinadas seguridades vitales. Lemaitre nos recuerda que la semilla del odio y del asesinato se encuentra en cada uno de nosotros y que, determinados mecanismos, pueden activarla para convertir a una persona normal (bajo los cánones sociales) en un monstruo capaz de aniquilar un derecho tan sagrado como la vida de los otros. En Vestido de novia no gana el lector, sino la venganza que derrota a ambos protagonistas.

Vídeos que no debes perderte
Déjanos tu opinión
Más contenidos