Revista80dias.es
Portada » Biblioteca » Cultura » Los endemoniados de Jaca, de Carmen de Burgos

Los endemoniados de Jaca, de Carmen de Burgos

Contra la superstición

REVISTA80DIAS.ES
8 abril 2020, 8:00 CEST

Colombine escribió ‘Los endemoniados de Jaca’ para denunciar el fanatismo religioso, la ignorancia social y el poder de la Iglesia sobre las voluntades.

Los endemoniados de Jaca, de Carmen de Burgos

Carmen de Burgos escribió en los años 20 del pasado siglo Los endemoniados de Jaca (Editorial Renacimiento, 2019), una absoluta crítica al fanatismo religioso, la ignorancia voluntaria y el poder de la Iglesia sobre las almas. Se trata de una novela que surge a raíz de los artículos que Burgos (quien era conocida en la prensa bajo el seudónimo de Colombine) publicó sobre la tradición de los “espirituados” de Jaca, que cada año, en la procesión de Santa Orosia, acudían a la población oscense para sanarse de su, supuesta, posesión demoniaca.

La novela de Carmen de Burgos es de tesis, es decir, en ella defiende, a través de sus personajes y del narrador, una postura sobre la cuestión de los poseídos, pero ante todo, sobre el papel de la Iglesia y la sociedad en estos fenómenos. Este libro de Colombine se escribió en 1923 y se publicó muy poco después, así que para entenderlo se debe situar en su concreto contexto: el de una España supersticiosa, agraria y analfabeta. Carmen de Burgos fue otra “periodista de pata”, como llamaba Pío Baroja a los reporteros que recorrían las calles para contar los hechos, y estuvo en Jaca presenciando la procesión de los “espirituados”. Fruto de ello nació este libro y su reportaje “La España trágica” que se publicó en la revista Nuevo Mundo el 19 de enero de 1923 (páginas 32 y 33).

Aunque a primera vista puede parecer una novela de desengaño amoroso, pues los personajes principales desarrollan una relación conflictiva, la realidad que plasma Carmen de Burgos es mucho más rica y compleja. En Los endemoniados de Jaca, Colombine usa un lenguaje culto, lo que se agradece en el actual panorama literario plano. Sin embargo, los pasajes en los que diversos personajes, como los dos párrocos de ideas contrapuestas (el tradicional y el racional), exponen sus argumentos a favor de la existencia, o no, del Diablo son deliciosamente claros y llanos. A través de estas conversaciones, Carmen de Burgos expone su tesis sobre el fenómeno de los endemoniados, la incultura de la que nace y el papel que la Iglesia y la sociedad burguesa conservadora juega en todo ello. Siendo Colombine una mujer que defendió siempre el progreso, el saber científico, la racionalidad y los derechos individuales, se puede imaginar el lector cuáles son las conclusiones que la autora obtiene de todos estos fenómenos.

Aunque con una edad de 100 años, el argumento y las críticas de Los endemoniados de Jaca se pueden traer a la actualidad, prueba de que las ideas que traslada Carmen de Burgos en su novela forman parte del discurso filosófico de la sociedad contemporánea. En el año 2020, en un mundo tecnológico, global y compartimentado, la ignorancia y el fanatismo campan con total libertad. Si lo duda, eche un vistazo a las redes sociales, ponga la televisión o escuche a alguno de nuestros políticos. Y después, lea Los endemoniados de Jaca para encontrar las semejanzas.

Vídeos que no debes perderte
Déjanos tu opinión
Más contenidos