Día del Derecho a Saber: sin transparencia en el turismo

De momento, es imposible conocer los términos concretos de las ayudas financieras que el Gobierno ha destinado a grandes empresas turísticas. No hay transparencia ni se la espera.

El 28 de septiembre se celebra el Día del Derecho a Saber y la jornada anterior, el 27 de septiembre, se conmemoró el Día Internacional del Turismo. Los dos pasarán desapercibidos, todavía más en un momento de pandemia Covid-19 en el que las prioridades se centran en otras cuestiones.

Sin embargo, ambas jornadas son importantes y están relacionadas. Antes de la pandemia de coronavirus, el turismo era un sector económico que crecía imparable cada año. Ejercicio tras ejercicio se superaban los 1.000 millones de turistas anuales y el negocio parecía la panacea económica para muchos países. Hoy, con múltiples restricciones de viaje todavía en vigor, el turismo es una sombra de lo que fue y veremos si recupera el esplendor perdido hace casi dos años.

Y, para recuperar ese brillo, los Gobiernos están dedicando miles de millones de euros en ayudas, subvenciones, préstamos blandos y otros instrumentos financieros. Dinero que, como todo lo público, sale de los bolsillos del ciudadano y las empresas. Por ello, es obligado controlar el destino y el uso de esos fondos públicos y conocer si surten el efecto para el que se han creado o han sido simple pólvora del rey con la que algunos (sobre todo grandes empresas con lazos en el poder político) tiran despreocupadamente.

Y en este contexto tiene su importancia el Día del Derecho a Saber. Desde 2013, España cuenta con una Ley de Transparencia que, se supone, facilita el acceso a documentación y decisiones públicas para que los ciudadanos controlen a los diferentes poderes. Se supone, porque la realidad, como ponen de manifiesto diferentes organizaciones dedicadas a potenciar la transparencia institucional, es que los mecanismos para conocer datos e informaciones relevantes no funcionan.

Revista80dias ha realizado en los últimos meses varias solicitudes de acceso a la información sobre ayudas financieras relevantes. Hasta ahora, todas ellas han recibido una negativa o el silencio por parte del Gobierno. Así ha sucedido con la petición de información sobre el préstamo de 475 millones de euros a Air Europa (que sirvió para salvar su venta a Iberia), la polémica ayuda a Plus Ultra o el dinero que se prestó a la fusión de agencias Ávoris, en la que se encuentran los puntos de venta de dos gigantes como los grupos Globalia (el mismo beneficiario del préstamo a Air Europa) y Barceló. A pesar de que en todas ellas se ha usado dinero público, es imposible conocer el detalle de lo acordado y convenido. La respuesta es que se ha revelado el montante total de las ayudas y con eso basta. Lo que equivale a decir que el ciudadano es un ser infantil que debe conformarse con lo que el Estado le dice. Y punto.

El papel del Consejo de Transparencia y Buen Gobierno (CTBG), el organismo administrativo supuestamente independiente que valora las negativas del Gobierno a revelar información pública, tampoco es alabable. No dudamos de la profesionalidad y conocimientos de sus funcionarios, que trabajan bajo mínimos y frente a una cantidad creciente de recursos. Sin embargo, en los casos que les hemos trasladado para su conocimiento (ayuda de Air Europa o proyectos turísticos presentados a los Fondos Next Generation) su respuesta ha sido poco fundamentada y contradictoria. Y, de nuevo, ante el uso de fondos públicos que acaban, o acabarán, en manos de grandes empresas privadas, el ciudadano sólo recibe el silencio.

En otras ocasiones, el CTBG lleva un retraso en sus contestaciones que equivale a la denegación de la información solicitada. No hay que olvidar que, desde que se presenta la reclamación ante el Consejo, esta entidad tiene 3 meses para resolver el expediente. Por ejemplo, todavía no sabemos nada sobre las solicitudes de acceso a la información de las ayudas dadas por el Estado a Plus Ultra y a Ávoris.

Todo este manejo de dinero público de forma opaca, y que se ha destinado mayoritariamente a grandes empresas, ha sucedido durante la pandemia de coronavirus. Mientras algunas de las grandes empresas del sector turístico recibían préstamos para evitar su quiebra, miles de pequeñas y medianas empresas tuvieron que sobrevivir con lo que tenían. A día de hoy, las cacareadas ayudas para pymes que cada comunidad autónoma debía repartir no han llegado a sus destinatarios.

Así que, en el Día del Derecho a Saber hay poco que celebrar. Ante estas negativas administrativas y los silencios estatales, el único recurso que le queda a empresas y ciudadanos es recurrir a los tribunales de justicia. El tiempo medio en emitir sentencia en estos casos se halla en dos años. Sentencia que siempre podrá ser recurrida por el Gobierno, lo que equivale a esperar otros dos o tres años hasta que haya una sentencia definitiva del Tribunal Supremo sobre el tema. Ahí está el ejemplo de Civio, una fundación dedicada a velar por la transparencia, que tardó 5 años en conseguir una sentencia definitiva que reconociese la obligación del Ministerio de Defensa a publicar la lista de acompañantes de los vuelos que gestiona este departamento gubernamental.

La conclusión es clara: en España, el derecho a saber no está garantizado de forma efectiva. Y en turismo, como en todas las actividades que reciben ayudas públicas, saber no sólo es un derecho, es una obligación.

Artículos relacionados
Ritual del paso del Ecuador con masais. Foto de: PALOMA GIL
Más

El valle, encontrado, de los neandertales en Madrid

La Comunidad de Madrid abre al público en denominado "valle de los neandertales" en el municipio de Pinilla del Valle. Es otro elemento más para poner en valor atractivos turísticos diferentes si se saben resolver los desafíos que conlleva.