Dinero acumulado | Foto: angelolucas para Pixabay

La inversión en ‘startups’ de turismo y transporte remonta el bajón de la pandemia

Las empresas de taxi aéreo y viajes al espacio son las favoritas de los fondos de capital riesgo frente a las de transporte privado, como Uber.

La inversión en empresas de reciente creación del sector de los viajes y el transporte alcanzará los 43.980 millones de dólares en 2021 (37.198 millones de euros), según la última previsión de TNMT, la consultora de datos del Lufthansa Innovation Hub. La cifra supone doblar la inversión de 2020 (año de inicio de la pandemia de coronavirus) y situarse al mismo nivel que 2018.

El ejercicio pasado, los fondos destinados a empresas de nueva creación (startups) del sector turismo y transportes ascendió a 23.030 millones de dólares, sólo un 19% por debajo de la registrada en 2019. TNMT contabiliza en su estudio las operaciones realizadas por fondos de capital riesgo.

El sector del turismo ha sido uno de los más afectados por la pandemia de coronavirus debido a la restricción de viajes entre países para controlar la propagación del virus. Ello ha hecho que aerolíneas, hoteles y portales de reservas hayan experimentado los datos de ventas más bajos en toda su historia.

Salir de este parón todavía es complicado, porque las restricciones siguen en muchos países del mundo, lo que dificulta los viajes y movimientos de las personas. Por eso son curiosos los datos de inversión en determinados tipos de startups y que el total de inversión media alcance los 8.000 millones de dólares trimestrales en 2021.

El informe de TNMT indica que las empresas que más inversión han ganado con la pandemia han sido las nuevas tipologías de viajes aéreos, como taxi aéreo o turismo espacial (359% más de fondos), vehículos eléctricos y autónomos (237%), gestión de viajes de negocios (164%) y las de tours y actividades, como GetYourGuide (66%).

Por su lado, las grandes perdedoras de inversión, por el momento, son las de transporte privado tipo Uber (-63%), inspiración de viajes (-62%), alojamiento alternativo como Airbnb (-60%) y las de hotelería (-46%).

Los datos muestran un cambio de tendencia, pues antes de la pandemia de Covid-19, los negocios de transporte privado (Uber, Cabify, etcétera) recibían miles de millones de dólares cada año. Gracias a ellos han mantenido en marcha empresas que no son rentables en circunstancias normales de mercado. TNMT señala que este segmento fue el que mayores fondos recibió entre 2014 y 2019. Ahora son pocas las personas que deciden compartir vehículo con un extraño, pues no saben si puede estar contagiado por el coronavirus.

El informe también destaca que las operaciones se están enfocando en empresas que ya están en funcionamiento y en una etapa de desarrollo avanzada. Sin embargo, las inversiones destinadas a empresas que arrancan o que están en sus primeros meses de vida han descendido.

Los fondos de capital riesgo (que suelen gestionar el dinero de inversores privados y fondos de pensiones públicos) han configurado en los últimos diez años el panorama del turismo, los transportes y servicios. El mercado de transporte privado por carretera ya no les resulta apetecible, pero su enfoque en los viajes espaciales y vuelos chárter indica que se centrarán en negocios dirigidos a consumidores con alto nivel adquisitivo y, por lo tanto, más restringidos e irán dejando de lado otros que dependen de un alto número de consumidores. Quizá el turismo de masas, tal y como lo conocíamos, no vuelva en muchos años y eso lo perciban los gestores de estos fondos.

Artículos relacionados