Revista80dias.es
Portada » Actualidad » Negocios » ¿Por qué el Covid-19 no ha afectado a Paradores?

¿Por qué el Covid-19 no ha afectado a Paradores?

Los datos de ocupación de Paradores han sido similares a los de 2019, mientras el sector hotelero español ha perdido más de la mitad de las reservas.

Éxito de Paradores el año del coronavirus

El peor verano para el negocio turístico español ha sido el mejor para Paradores, la cadena pública de alojamientos. Según datos de la compañía, la ocupación de los Paradores en los meses de julio y agosto ha sido del 77,15% de media. Este dato supera en dos puntos a la ocupación media de los últimos diez años, aunque está por debajo de la ocupación registrada en los mismos meses de 2019, casi un 80% de todas sus habitaciones.

La demanda de Paradores, propiedad del Estado, tras el confinamiento obligatorio en España, que acabó el 21 de junio, ha superado la de 2019. Y parte de esta demanda se ha convertido en reservas. Óscar López, presidente de Paradores, explicó durante junio en Industry Digital Talk, una mesa redonda virtual, que a comienzos de ese mes las cifras de facturación diarias de la cadena rondaban los 60.000 euros. Sin embargo, el anuncio del fin de las restricciones de movilidad y la apertura de fronteras elevó la facturación a 700.000 euros. El millón de euros se alcanzó tras anunciar Paradores su reapertura desde el 25 de junio, según López.

Google Trends, la herramienta del buscador de Internet que visualiza tendencias de búsquedas, muestra que desde el 23 de mayo las búsquedas del término “paradores” han crecido desde un interés de 13, muy bajo, hasta un interés de 100, el máximo, en menos de un mes.

Por qué el Covid-19 no ha afectado a Paradores

El éxito de Paradores (facturó 265,5 millones de euros en 2019, un 3% más) este verano también es el éxito de un modelo de turismo diferente al que practican otras cadenas hoteleras. Frente a la llegada masiva de visitantes extranjeros a destinos de playa, Paradores ofrece un producto que mayoritariamente se sitúa en el interior del país y en edificios históricos. En general, el sector hotelero español, y por transmisión el resto de negocios turísticos, han pinchado en el verano de 2020 debido a las recomendaciones y prohibiciones para no viajar de los principales países emisores de turistas a España (Reino Unido y Alemania). Algo más del 50% del negocio turístico español lo generan los turistas extranjeros, cuya mayor afluencia se concentra entre los meses de junio y septiembre. Sin embargo, las prohibiciones de viaje a España por los brotes de Covid-19 han llevado a los turoperadores europeos a cancelar reservas en las Islas Baleares, Canarias y el litoral mediterráneo, lugares en los que se producen las mayores ocupaciones en verano.

Por qué el Covid-19 no ha afectado a Paradores y sí a su competencia

Sin embargo, Paradores es una marca con gran atractivo para el público español y con la que se asocian determinadas características, como buen trato, gastronomía y calidad. Nuevamente, Google Trends da una medida de lo asentada que la marca Paradores se encuentra en el imaginario del turista español frente a otras enseñas, como los hoteles del Grupo Barceló o los de Meliá Hotels. La comparación no es del todo exacta, porque el tipo de producto que ofrece cada empresa hotelera es diferente, pero sirve para dar idea sobre la tendencia del turista nacional después del confinamiento.

El buen comportamiento de Paradores durante el peor verano para el turismo español ha dependido del turista nacional. Según las cuentas anuales de la cadena, en 2018 (último ejercicio público) el 65% de sus clientes fueron viajeros nacionales, mientras que el resto procedieron del extranjero (británicos, portugueses, chinos, estadounidenses y alemanes). Si se toman las cifras de ocupación de Paradores en los meses de julio y agosto, de forma separada, éstas se hallan dos puntos por debajo de las registradas en los mismos meses de 2019. Pero hay que tener en cuenta que el verano del año pasado fue normal para el turismo español, pues no había epidemia de Covid-19 ni restricciones a los viajes. En un comunicado, la cadena asegura que los resultados están por debajo de los registrados en 2019, pero recuerda que el año pasado se registraron en agosto “las mejores ventas de los últimos 12 años y julio experimentó un aumento en la cifra de negocio del 3,3% respecto al año anterior”.

Hasta final de septiembre no se conocerán los datos de ocupación hotelera del mes de agosto para todos los hoteles españoles. Sin embargo, las cifras del mes de julio marcaron una tendencia negativa que es muy posible que se repita. Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), la ocupación hotelera en España disminuyó un 50% en julio con respecto al mismo mes del año 2019. El dato contrasta con el reducido descenso del 2% en la ocupación de los Paradores en el mes de julio con relación a 2019.

En general, la ocupación hotelera ha descendido en todas las zonas turísticas durante el mes de julio, sólo el Norte de España se ha librado de estas caídas. Por ejemplo, en la Costa Verde (Asturias), se ha ocupado el 55% de las plazas, frente al 61% del año pasado. Por su lado, en la Costa de Guipuzkoa y Bizkaia (País Vasco), la ocupación hotelera ha sido del 51% y del 45%, respectivamente, frente al 82% y 63% del año pasado. En el resto de puntos turísticos que mide el INE, la ocupación ha estado por debajo del 50%, cuando lo normal es que en el mes de julio supere el 70% de media. Tampoco se puede decir que los turistas españoles hayan optado en masa por alojarse en hoteles de interior, pues las cifras del INE demuestran que la ocupación hotelera en todas las provincias se ha reducido a la mitad de forma generalizada con respecto a julio de 2019, salvo excepciones como Asturias o Cantabria.

Vídeos que no debes perderte
Déjanos tu opinión
Más contenidos
Encuentra tu hotel
Booking.com