Revista80dias.es
Portada » Actualidad » Datos » Qué ver en Salzburgo si vas esta Navidad

Qué ver en Salzburgo si vas esta Navidad

Ideas para saber qué ver y qué hacer en Salzburgo en la Navidad y el invierno de 2019/2020.

Se acerca el invierno y la ciudad de la música lo sabe. Puede olerse en el ambiente que está a punto de pasar algo grande. Y es que la Navidad, en Salzburgo, son palabras mayores. Nada de… pongamos unos adornos y esperemos a que pasen las fiestas. No. Allí, se lo toman muy en serio. Y es que la ciudad del Barroco, este próximo 2020 será mucho más famosa, mucho más trendy, mucho más cool y estará en boca de todos todo el tiempo. ¿Por qué? Pues porque Lonely Planet la ha declarado la mejor ciudad para viajar. Y no, no exageran ni un poquito. Cierto es además, que este año que viene, se celebran los 100 años del Festspielejubiläum, que si bien tiene lugar en verano, este año estará presente durante todos los meses. La mejor ciudad del mundo para ir de viaje… da qué pensar, eh? O no, lo que dan son ganas de ir.

Celebremos la Navidad en Salzburgo

Para empezar, la música es algo intrínseco al austriaco, pero en Salzburgo es una parte de la esencia misma de la vida. Y como tal, los conciertos se sucederán por doquier, las obras cobran vida en salas y escenarios, sin olvidar las iglesias, por supuesto. Los coros y conciertos navideños acompañados de los órganos eclesiásticos, de las voces angelicales de los niños, de las melodías mejor ensayadas, harán que ese ambiente recogido y tan sólo iluminado por velas y candelabros… sea una forma de sumergirse, como si de un cuento se tratase, en aquellos maravillosos días en que la Navidad no era más que magia y esperanza. En los mejores momentos de nuestra niñez más feliz. El oído es uno de los principales sentidos, que se ven secuestrados durante la Navidad en Salzburgo y no hay nada que uno pueda hacer para resistirse. La postura más inteligente es dejarse llevar y disfrutar. Pero si queréis hablar de conciertos, será mejor que profundicemos más adelante.

Vista de Salzburgo nevado | Foto: Turismo de Salzburgo
Vista de Salzburgo nevado | Foto: Turismo de Salzburgo

Tras las notas, nuestros otros sentidos se van a sentir igualmente sorprendidos, porque la ciudad se viste, profesionalmente, de Navidad, para celebrar las fiestas como se merecen. Independientemente de la religión o creencias de cada uno, después de un paseo por el centro acabaremos todos deseando ver qué ocurre la mañana de Navidad junto a nuestro arbolito decorado. Y es que los mercadillos de adviento son una forma entrañable de mantener vivas las tradiciones. Al olor y al sabor de una buena taza de vino caliente o de ponche navideño e incluso de un chocolate con nata, la vida resultará reconfortante. Es más, es posible que se nos olvide un poco que es invierno y hace un frío importante.

Mercadillos de Navidad en la plaza de Salzburgo | Foto: Salzburgo Turismo

Pero no me creáis a mí, haced la maleta y dejaos seducir por vuestro propio cuento de Navidad. Una vez allí es recomendable visitar todos los mercadillos de Navidad, pero para mí hay dos especialmente entrañables: el de Hellbrunn y el de la Dommplatz, o plaza de la catedral. Después, siempre buen momento para cenar algo caliente, entrar en calor y acercarse a un concierto o a una representación teatral navideña, de las muchas que hay en cartel estos días. Por último, quizá un café, una infusión o una copita en algún fabuloso local tradicional y los dulces sueños estarán garantizados.

 Comenzar el año con buen pie en Salzburgo

La Nochevieja en Salzburgo, comienza a las 10 de la mañana del día 31. Las festividades se preparan y todo el mundo se prepara para participar. A las 16:00 se empiezan a escuchar los disparos de Año Nuevo desde la fortaleza Hohensalzburg de manos de la compañía “Festungsprangerstutzenschützen” y en ese momento se da la señal de inicio para la “Klangmeile” en el centro histórico, lo que significa que empiezan los conciertos, la música, el cabaret y en teatro, de hecho, por eso se llama “milla sonora”.

Subida a la fortaleza de Salzburgo | Foto: Salzburgo Turismo

Todo será fiestas y bailes hasta las doce de la noche en punto, cuando la ciudad parecerá convertirse en el escenario de un cuento. Las campanas de la catedral comienzan a sonar, como si del mismísimo corazón de la ciudad se tratase y entonces, desde la fortaleza comienzan a lanzarse los fuegos artificiales, que serán seguidos por los otros miles que tiran los salzburgueses de forma particular, llenando el cielo de luz y color y de ruido, por supuesto, porque el nuevo año tiene que entrar dejando de lado todo lo malo… y todo el mundo sabe que los malos espíritus, los malos augurios, las penas y la tristeza, se alejan con el ruido, así que es muy importante el estruendo de los cohetes, pero también la música y las carcajadas bien altas. La alegría se oye y se siente en cada rincón de la urbe. Entonces, alrededor de la catedral, empieza a sonar el Mayor Vals de Año Nuevo y toda la gente se lanza a bailar con su copa de champán en la mano. Es un momento mágico que no se puede comparar con nada y que hay que vivir al menos una vez en la vida.

Para los melómanos, hay que tomar buena nota de otros conciertos,  como el concierto de Nochevieja del Mozarteum en la sala gran sala de conciertos Festspielhaus; y también el del teatro Salzburger Landestheater, el de la fortaleza Festung Hohensalzburg, el del palacio Mirabell  y otros muchísimos que podréis encontrar por toda la ciudad.

Concierto de adviento en Salzburgo | Foto: Salzburgo Turismo

El 1 de enero, también se comienza temprano, pero no tanto. Es tradición tomar un desayuno anti resaca en la Residenzplatz, lo que os recomendamos encarecidamente. Y a partir de las 11 de la mañana, se comienzan a suceder los numerosos conciertos de Año Nuevo: de nuevo el de la gran sala Festspielhaus, el del Mozarteum, el de Salzburger Landestheater… que son los más importantes, pero hay muchos, muchos más y es tradición asomarse a disfrutar de la música para empezar el año con buen ritmo.

La semana de Mozart 2020

La famosísima semana de Mozart, siguiendo con el hilo musical, este año comenzará el 23 de enero y durará hasta el 2 de febrero con un marcado acento cultural en la programación de conciertos internacionales. Muchos artistas contemporáneos procedentes de todas las artes, no sólo de la música, sino también de la danza, la literatura, la pintura, la fotografía… se dan cita en el evento “Diálogos”, porque no todo van a ser conciertos.

Bombón de Mozart | Foto: Salzburgo Turismo

La vida de Mozart, su legado, su casa natal, la Residencia donde se puede, si no vivir, sí sentir ese algo especial que se impregna en los objetos personales y lugares donde han vivido los genios. De hecho, hay tres exposiciones que merece la pena ver: “Un día en la vida de un niño prodigio”, “Mozart en el teatro” y “Los Mozart: una familia se presenta”, que fueron diseñados por el arquitecto y dibujante, Thomas Wizany. En esta última, especialmente tendréis la sensación de estar en el siglo XVIII durante un rato, porque mientras se va presentando a cada miembro de la familia Mozart, podréis ir descubriendo sus pasiones, viviendo sus alegrías, sus preferencias e incluso tomando parte de las actividades sociales que llenaban las habitaciones de vida en aquella época. Es una sensación extraordinaria.

El Salzburgo deportivo

Mucho se habla de la ciudad cultural, musical, barroca, histórica, pero no podemos olvidar que Salzburgo es también un entorno eminentemente deportivo. Es de hecho, donde se encuentran las mejores más bonitas estaciones de esquí. Y es que una vez que se pone a nevar, esa región se convierte en un verdadero cuadro de naturaleza, de una belleza incomparable, pero, seamos prácticos… con unas posibilidades deportivas con las que muy pocos pueden competir.

Lo cierto es que uno puede, simplemente, calzarse con las botas de nieve y recorrer las colinas de la ciudad, los alrededores, los senderos cercanos, haciendo interesantes paradas culinarias aquí y allá y no quedará decepcionado en lo más mínimo. Pero también es posible, recorrer la región, ir un poquito más lejos, porque en menos de 80km está uno en algunas de las mejores estaciones de esquí de Europa. De hecho, existe una iniciativa maravillosa, de la ciudad de Salzburgo, que facilita este desplazamiento. Se trata del Flachau-Salzbrg Ski Shittle, un autobús que lleva a los amantes del deporte blanco desde Mirabell garten hasta la misma estación de “Snow Space Flachau”. Bueno, en realidad hay varias paradas intermedias y uno puede subir o bajar donde lo prefiera. El trayecto dura aproximadamente una hora y es realmente cómodo. Y Para los que prefieren el esquí de fondo, también hay un transporte gratito que va desde la estación de esquí Dachstein West hasta el paraíso del esquí de fondo Gaissau-Hintersee. Lo que creo que no queda, después de todo esto, son excusas.

Vídeos que no debes perderte
Déjanos tu opinión
Más contenidos
Encuentra tu hotel
Booking.com