El juego de pelota a pala, de Francisco de Goya | Fuente: Museo del Prado

Museo del Prado: ‘Goya en Madrid’

Y Goya llegó a Madrid. El Museo del Prado nos lleva de viaje por una selección de las obras del pintor zaragozano que muestran los atributos de la sociedad madrileña del siglo XVIII antes de que se inventase el fotoperiodismo.
El juego de pelota a pala, de Francisco de Goya | Fuente: Museo del Prado
El juego de pelota a pala, de Francisco de Goya | Fuente: Museo del Prado

Francisco de Goya y Lucientes (1746-1828) quizá fuese el primer fotoperiodista español. Eso sí, sin cámara de fotos, pero con una mirada especialmente capacitada para captar, y criticar, las escenas de la vida cotidiana madrileña. En vez emulsionar una película de sales, Goya convertía los colores en pigmentos para plasmar metáforas de los comportamientos sociales de su época. El Museo del Prado ha organizado la exposición “Goya en Madrid”, donde ha reordenado las pinturas sobre cartones que el creador zaragozano confeccionó por encargo entre 1775 y 1794 con destino a los Reales Sitios y Palacios de la monarquía borbónica del momento.

En contra de lo que muchos piensan, la llegada de Goya a Madrid se produce en 1775 como consecuencia de este trabajo, bajo la dirección de Anton Raphael Mengs, primer pintor de cámara y director artístico de la Real Fábrica de Tapices de Santa Bárbara. A partir de este momento, el genio zaragozano residirá en la capital del reino y desarrollará su arte, hasta que en 1786 se le nombra pintor del rey. En estos cuadros de Goya que expone el Prado ya se nota la mirada que endurecerá y la técnica que dará lugar a creaciones como Los fusilamientos del 3 de mayo (1814) o La lucha con los mamelucos (1814).

El Prado nos propone un viaje dividido en ocho temas (caza, divertimentos, clases sociales, música y baile, niños, sueños, cuatro estaciones y el aire), que agrupan 142 obras, lo que permite obtener una visión muy amplia del trabajo de Goya en este periodo. Además, en la muestra abundan los cuadros de otros pintores como Tiziano, Velázquez o Rubens, que los expertos consideran fuentes de inspiración del zaragozano. A este respecto, es muy interesante saber que Goya pudo ver estas obras en los diferentes palacios de la monarquía, ya que se encontraban expuestos, y así estudiarlos. Hoy en día, acceder a estas pinturas es tan fácil como abrir un catálogo o tan inmediato como buscarlas en Internet, pero hace casi 300 años la única forma de visualizarlas era a través de su contemplación en el lugar de exposición.

Una de las salas de la exposición 'Goya en Madrid' | Fuente: Museo del Prado
Una de las salas de la exposición ‘Goya en Madrid’ | Fuente: Museo del Prado

Las obras expuestas pertenecen a la colección permanente del Museo del Prado, pero aquí se han agrupado por temáticas en vez de por orden cronológico, como se hace habitualmente. Esta disposición es un acierto, porque permite centrarse en la forma en que Goya representa metafóricamente muchas situaciones. El deseo, el engaño, la ingenuidad o la ambición saltan a la vista en los cartones del pintor zaragozano. Un observador actual puede pasar de largo y no darse cuenta de que representar esos atributos de forma universal, para que los entienda cualquier persona, no es tarea fácil y, entre otras cosas, es el paso que marca la genialidad de quien consigue sintetizarlos en un cuadro estático.

Hacia el final de la exposición se ha creado una zona musical. En las últimas muestras a las que ha asistido este medio, el Museo del Prado viene integrando la tecnología para complementar las pinturas y las explicaciones. En este caso, de la mano de Marta Espinós, se ha realizado una selección musical de obras que pueden escucharse a través de diversas tabletas Samsung y de textos explicativos de algunos de los cuadros expuestos. Una forma perfecta de enriquecer la muestra y de atraer a otro tipo de público. Al Prado le falta dar el paso final de permitir las fotografías, sin flash, dentro de sus salas y exposiciones.

“Goya en Madrid”. Hasta el 3 de mayo de 2015 en el Museo del Prado. Precio de la entrada: 14 euros, con la que se tiene acceso a todo el museo, también a la colección permanente. Existen descuentos para determinados colectivos y el acceso a la colección es gratuito de lunes a sábado, de 18 horas a 20 horas, y los domingos y festivos, de 17 horas a 19 horas.

Artículos relacionados
Logotipo Revista80dias
Más

Las hermanas Bolena

La historia de Inglaterra ha estado jalonada por momentos decisivos. Uno de ellos fue la aparición de la familia Bolena en el acceso al trono del país británico, cuyos episodios iniciales cuenta esta película.
Más

De parte de la princesa muerta

Esta magnífica novela, pertenece a la escritora francesa, de origen turco-indio, Kenizé Mourad. Se publicó en 1987 y fue un rotundo éxito puesto que no sólo se trata de un texto magistralmente narrado, sino que ofrece notas históricas reales, perfectamente hiladas en la trama principal.
Retrato que se cree de El Greco
Más

Narrando desde El Greco

Los cuadros de Doménicos Theotocopoulos, El Greco, inspiran muchas cosas. También relatos. La editorial Lunwerg ha conseguido que veintidós escritores españoles imaginen y cuenten a través de las pinturas del genial artista.