Turismo médico o la puerta para disfrutar de la salud

Cerca de un tercio de los habitantes mundiales piensa en desplazarse a otros países para realizarse pequeñas intervencios médicas y disfrutar de sus atractivos turísticos. Dentro la Unión Europea la libertad de circulación ha facilitado mucho las cosas.
La reproducción asistida es una forma de turismo médico
La reproducción asistida es una forma de turismo médico

MADRID.- El turismo médico es una tendencia en crecimiento desde hace algunos años y un estudio de la consultora Ipsos destaca que un tercio de los consultados estaría dispuesto a acudir a otro país para recibir tratamiento y disfrutar de sus encantos. Dentro de la Unión Europea se ha producido una explosión de esta tendencia gracias a las facilidades de circulación. La misma consiste en acudir a un centro médico, generalmente privado, de otro estado porque ofrece atenciones que no se pueden encontrar en el país del propio residente, por ejemplo tratamientos de fertilidad.

En España la sanidad pública también es conocida por su elevada calidad y es un atractivo de muchos destinos al dar seguridad a los turistas que llegan a nuestro país. Sin embargo, son las clínicas privadas las que se llevan la palma, como la tarraconense Procrear, famosa por sus prácticas de reproducción asistida.

Esta clínica está especializada en medicina de la mujer y tiene como objetivo dar una atención personalizada y humana en las áreas de ginecología, obstetricia y reproducción asistida. En lo que se refiere al tratamiento de visitantes extranjeros, la clínica facilita los traslados y alojamientos desde el país de destino hasta el mismo centro sanitario.

Además, Procrear permite realizar los estudios previos al tratamiento en la ciudad de origen del paciente extranjero, así como los controles que se deriven de este tratamiento. La clínica también ofrece servicio de intérprete y recogida en el aeropuerto. Asimismo, desde Procrear garantizan que sólo son necesarias dos visitas a la clínica: una previa al tratamiento y otra para llevar a cabo el mismo (inseminación, punción folicular o transferencia de embriones, entre una amplia variedad).

El estudio de Ipsos menciona a los turistas de India, Indonesia, Rusia, México y Polonia como los más proclives a viajar para someterse a tratamientos que no pueden encontrar en su país o que son más caros. Por su lado, Japón (3%), Corea del Sur (5%), España (7%), Francia (8%), Bélgica (9%) y Suecia (9%) son los países cuyos habitantes tienen menos propensión a salir fuera para recibir sus tratamientos. Esto último tiene que ver con los sistemas de protección social que disponen estos países, en los que se dan muchas prestaciones, como el caso español o sueco.

Nota: este contenido ha sido patrocinado por Procrear.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados