El Museo del Prado prevé un 25% menos de visitas por el descenso del turismo

La pinacoteca nacional, con sede en Madrid, reducirá su número de visitantes tras años de récord. En febrero procedió a subir los precios de su entrada, aunque Miguel Zugaza, director del Museo, sostiene que no hay relación. La caída del turismo interno y la climatología son las principales causas.
Museo Nacional del Prado | Foto: Paolo Giocoso para Madrid Convention and Visitors Bureau
Museo Nacional del Prado | Foto: Paolo Giocoso para Madrid Convention and Visitors Bureau

MADRID.- España cuenta con un patrimonio cultural único que pocas veces se pone en valor. El Museo Nacional del Prado prevé una caída de visitantes del 25% en 2013, en comparación con las cifras de 2012, cuando se registraron 2,8 millones de asistentes. Este descenso supondrá una disminución en ingresos de unos dos millones de euros, según Miguel Zugaza, director de la pinacoteca.

Los datos se han dado a conocer en la presentación del plan estratégico que se desarrollará hasta 2016. Desde el Museo se justifica esta caída por la situación económica, que está provocando un descenso del turismo y una bajada del consumo, junto a la climatología. Asimismo, desde el Museo sostienen que en 2012 se organizaron exposiciones como “El Hermitage en el Prado”, que fueron un éxito.

El director ha desvinculado estas previsiones de menos visitantes de la última subida en el precio (ahora de 14 euros la entrada normal) y ha explicado que los descensos se notan tanto en las visitas de pago como en las gratuitas. Además, siempre según el director, las visitas han ascendido desde que se incrementase el precio en el mes de febrero. Zugaza espera que esta caída de visitantes se extienda hasta 2014 y se ha fijado como objetivo conseguir los 2,5 millones de visitantes en 2016.

Además, la pinacoteca prevé en 2013 una caída de ingresos propios en torno al 7% y, en consecuencia, será necesario recurrir al remanente de tesorería (los resultados positivos acumulados de otros años) para lograr equilibrar el presupuesto de gasto aprobado para 2013. El presupuesto también se verá reducido, ya que se han previsto unos gastos de 38,4 millones frente a los 44,7 millones de euros del ejercicio 2012. La bajada se corresponde con la aportación del Estado, que desciende un 29% y se queda en 11,2 millones. El museo va a tratar de aumentar los ingresos privados, de modo que lleguen a representen el 70% del total del presupuesto en 2016.

Para reducir los gastos, el Museo del Prado contará con menos exposiciones temporales, se han ralentizado los calendarios del plan de obras previsto para los edificios que componen el Campus del Museo Nacional del Prado y se van a replantear las actuaciones para la creación del Centro de Gestión de Depósitos en Ávila y la rehabilitación del Salón de Reinos.

Para los próximos años, las dos grandes exposiciones temporales que albergará el Museo serán los bicentenarios de El Greco, en 2014, y el de El Bosco, en 2016. Por su lado, para 2013 están previstas las exposiciones “Juan Fernández, el Labrador. Naturalezas Muertas”; “El trazo español. Dibujos del Renacimiento a Goya del British Museum”; “La belleza encerrada”; “Velázquez. Últimos retratos”; “Historias naturales”; “Roma en el bolsillo. Cuadernos de dibujo y aprendizaje artístico en el siglo XVIII”.

En 2014 están previstas “Las Furias”; “El Greco y la pintura moderna”; “Goya y el siglo XVIII”; “El Triunfo de la Eucaristía, de Pedro Pablo Rubens”; “Van der Weyden”; “La biblioteca del Greco”; y “Dibujos españoles del Kunsthalle de Hamburgo”. Mientras que en 2015 se expondrá “Ingres”; “Mariano Fortuny”; “Luis de Morales”; “Dibujos de José de Ribera”; y “Bernini”. Habrá que esperar a 2016 para contemplar las pinturas de “El Bosco”; “Dibujos de Goya”; “Georges de La Tour”; “Teniers” y “Clara Peeters”.

2 comentarios
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados

Un año de la quiebra de Spanair

Se cumple un año del cese de operaciones de Spanair, una aerolínea en la que el Gobierno catalán puso sus esperanzas (y dinero) para convertir el Aeropuerto de Barcelona-El Prat en un hub internacional. La fórmula no cuajó por la lucha feroz que existe en el sector aéreo.