¿Cuántos empleados de Iberia tendrán que abandonar la aerolínea?

La compañía dará a conocer el plan de recortes en su plantilla, que justifica por las elevadas pérdidas y la baja productividad de la firma. El primer hito ya se ha conseguido: la anulación del laudo que ligaba los escalafones de pilotos de Iberia e Iberia Express. Habrá movilizaciones de los empleados.

MADRID.- Iberia ha conseguido que se anule el laudo arbitral que ligaba los escalafones de pilotos de Iberia Express y la aerolínea matriz. Ahora se deberá repetir el arbitraje y emitirse un nuevo laudo. Esto puede crear tensiones con sus empleados pilotos. Pero hay un hito aún más importante: el plan de reestructuración de la plantilla que la aerolínea presentará el viernes 9 de noviembre, cuando IAG (el conglomerado que nace de la fusión de Iberia y British Airways) anuncie los resultados de los nueve meses. Desde el grupo se ha venido manteniendo que la actual estructura de Iberia no es rentable (la firma ha perdido 260 millones en los seis primeros meses) y centran el punto de mira en los costes de personal.

Los sindicatos se temen recortes y despidos elevados entre los empleados de Iberia que pueden llegar a las 6.000 personas, según UGT. Sin embargo, CCOO hace un cálculo más conservador y fija los posibles despidos y prejubilaciones en 4.000 personas, lo que supondría reducir en un 20% la plantilla actual de Iberia, que supera las 20.000 personas, según datos de la propia firma.

Todos los sindicatos de Iberia están a la espera de que los ejecutivos de la compañía concreten sus planes y hasta dónde alcanzará el recorte. De momento ya han ganado una primera batalla con la anulación del laudo, que para la compañía hubiera supuesto sobrecostes de 15 millones de euros en 10 años por los salarios de sus comandantes, según los hechos probados de la sentencia en que se anula.

El viernes están citados todos los sindicatos con representación en Iberia, a diversas horas desde por la mañana, para conocer los detalles del plan de recortes en la plantilla. Después de esto se abrirá un proceso de negociación, ya que con casi seguridad algunas bajas serán voluntarias, pero la mayoría se realizará a través de un Expediente de Regulación de Empleo (ERE). De las condiciones de este ERE dependerá que la paz laboral se quiebre en Iberia y las huelgas vuelvan a afectar a la compañía y a sus viajeros.

Esta reestructuración de la plantilla es una exigencia de Willie Walsh, consejero delegado de IAG, que ve cómo las pérdidas de Iberia (más de 260 millones de euros en el primer semestre de 2012) son una losa que impide que el grupo despegue definitivamente. Los sindicatos son conscientes de estos datos, pero sostienen que la estrategia de British Airways es debilitar a Iberia para que, cuando culmine la fusión de ambas en 2015, la aerolínea británica tenga más peso en el grupo que la española.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados