Un verano no tan bueno para el turismo

Los destinos de interior no se han beneficado de la afluencia de turistas extranjeros, que sólo han llevado a un aumento de pernoctaciones en tres comunidades de diecisiete.

MADRID.- ¿Cómo ha funcionado la temporada turística de verano? El Gobierno asegura que ha sido buena, según detalló Isabel Borrego, secretaria de Estado de Turismo, la semana pasada en la comisión homónima del Congreso de los Diputados. Por su lado, el 72,1% de los empresarios sostiene que sus beneficios han disminuido entre julio y septiembre, según los datos avanzados por Exceltur, la patronal del sector turístico empresarial.

Todo depende del cristal desde el que se mire. El Ejecutivo presidido por Mariano Rajoy (PP) saca pecho por la llegada de turistas extranjeros, que efectivamente ha crecido un 4,7% entre julio y agosto. Sin embargo, no habla de los resultados del turismo interno, el de los españoles, que supone el 50% del negocio. Las pernoctaciones (noches pasadas en alojamientos) de residentes en España han caído un 8,7%, mientras que los pagos por viajes al extranjero se han reducido un 4,8%, siempre entre julio y agosto.

Con estos indicadores en la mano, desde Exceltur aseguran que “el consumo turístico de los españoles se ha reducido de manera drástica en verano por primera vez desde el inicio de la crisis, retrocediendo a los niveles de hace ocho años”. Ello ha provocado que los perdedores de esta temporada estival hayan sido las agencias y turoperadores españoles, los hoteles urbanos, las empresas de transporte y los parques de ocio.

En lo que se refiere a los destinos nacionales, País Vasco, Baleares y Cataluña han sido los principales beneficiados gracias a la afluencia de turistas internacionales. Aquellos otros lugares con una dependencia del turista español han visto como su negocio ha caído. Por ejemplo, Castilla-La Mancha, Castilla y León y Asturias, donde las pernoctaciones en hoteles disminuyen por encima del 10% en el periodo de julio a agosto. La Comunidad de Madrid también obtiene una redución del 11% en sus pernoctaciones, pero el dato está contaminado por el efecto de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) del verano pasado.

2 comentarios
  1. Hola,
    Desde mi experiencia en el sector turístico del alquiler vacacional en la Costa Brava, puedo decir que este año a superado con creces a los años anteriores.
    Con algunos matices como el retroceso del cliente nacional, aunque hemos podido suplantar esto con la llegada masiva del turista Francés y de los países del este. Alemanes y Holandeses como cada año.
    Saludos desde Tossa de Mar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados