Barceló inicia la explotación de su nuevo hotel en Brno

El establecimiento será el tercero de la compañía en la República Checa, tras los dos alojamientos de que dispone en Praga, la capital del país.
Fachada del Barceló Brno Palace | Foto: cedida
Fachada del Barceló Brno Palace | Foto: cedida

MADRID.- Barceló ha abierto las puertas del Brno Palace, un establecimiento de cuatro estrellas en la localidad checha de Brno y el tercer alojamiento de la cadena mallorquina en el país centroeuropeo. Barceló ha invertido 22 millones de euros en la adecuación del hotel, un antiguo palacio del siglo XIX, que le costó un contencioso con COMSA, la empresa constructora que se encargó de la rehabilitación del mismo.

El Brno Palace es un cuatro estrellas con 119 habitaciones que se ubica en el centro de la ciudad, a muy poca distancia de la Catedral de San Pedro y San Pablo. El alojamiento cuenta con una amplia oferta gastronómica, canalizada a través de su restaurante Staré Brno, dónde se servirán los desayunos, y de su restaurante a la carta Palazzo, especializado en cocina mediterránea y checa.

El hotel también dispone de cinco modernas salas de reuniones, que cuentan con conexión gratuita a internet a través de wifi, y en las que será posible llevar a cabo eventos de hasta 200 personas. Además, los clientes podrán contratar la zona del atrio, que tanto por su diseño como por su amplitud resulta ideal para albergar fiestas, cócteles, presentaciones e incluso desfiles.

Problemas con COMSA

Interior del Barceló Brno Palace | Foto: cedida
Interior del Barceló Brno Palace | Foto: cedida

Barceló se comprometió en 2007 con la empresa Constructora de Obras Municipales S. A. (COMSA) a adquirir un palacete que ésta había comprado al ayuntamiento checo de Brno en 2005. Las condiciones del contrato que firmaron ambas empresas estipulaban que COMSA reformaría el palacete para convertirlo en un hotel, mientras que Barceló lo compraría para explotarlo.

Sin embargo, en 2009, Barceló dio marcha atrás en su intención de comprar el palacete, como ya informó este medio. La llegada de la crisis, la falta de crédito y la caída de las inversiones inmobiliarias hicieron que el grupo mallorquín decidiese no cumplir el contrato. COMSA denunció y el Juzgado de Primera Instrucción número 23 de Palma de Mallorca falló a favor de la constructora. Barceló se vio obligada a abonar el precio de compraventa estipulado por el hotel (22 millones de euros) más un conjunto de gastos adicionales, que rondarían los 18 millones de euros.

1 comentario

Los comentarios están cerrados

Artículos relacionados