Revista80dias.es

Tarazona: la judería de las casas colgadas

Panorámica de la ciudad de Tarazona | Foto: Beatriz de Lucas Luengo
Fotos: Beatriz de Lucas Luengo

La ciudad aragonesa de Tarazona conserva una de las mejores juderías, muy bien señalizada y punto de referencia de debates talmúdicos en su época.

Llegamos al final de nuestro viaje de la mano de otro tudelano: Sem Tob Ibn Saprut. Nació en 1340 y en 1378 se trasladó a la judería de Tarazona, una de las principales del reino de Aragón. Saprut fue famoso por intervenir en la Disputa de Pamplona, una discusión teológica entre cristianos y judíos en la que defendió ante el futuro papa Benedicto XIII (Pedro de Luna) sus posiciones talmúdicas.

La ciudad vieja de Tarazona se alza sobre el río Queiles casi tanto como Cuenca lo hace sobre el Júcar. Y, para buscar otra similitud entre la capital manchega y la ciudad aragonesa, Tarazona también cuenta con sus propias “casas colgadas”.

Subiendo por las calles de la judería de Tarazona | Foto: Beatriz de Lucas Luengo

Subiendo por las calles de la judería de Tarazona | Foto: Beatriz de Lucas Luengo

La judería de Tarazona es una de las mejor señalizadas del Norte de España, aunque los edificios que hoy jalonan sus calles no son los de sus primitivos moradores. En la aljama taraconense vivían alrededor de 235 personas en el siglo XIII, organizados con su consejo de notables y sus propias regulaciones.


Viaje por la Red de Juderías, Caminos de Sefarad


La judería vieja de Tarazona se extiende entre las actuales calles de los Aires, Judería (donde se encuentran las casas colgadas), Rúa Alta y Rúa Baja. Aunque no se conservan edificaciones anteriores al siglo XIV, se sabe que los constructores debían dejar cuatro codos (casi dos metros) de separación entre las casas para evitar fisgoneos y garantizar la luz natural. Además, la entrada a las viviendas se realizaba a través de patios interiores comunales, como el de la casa de los conversos Casanate, reconstruida en 1371 y destinada al culto y el estudio. En su interior sobreviven algunos capitales con forma de Menorah y su única nave se orienta hacia Jerusalén.

Casas colgadas en la judería de Tarazona | Foto: Beatriz de Lucas Luengo

Casas colgadas en la judería de Tarazona | Foto: Beatriz de Lucas Luengo

El aumento de la población y la búsqueda de soluciones a la insalubridad de las curtidurías hicieron que los judíos de Tarazona se trasladaran a una aljama nueva a partir del siglo XV. Para visitarla hay que bajar hacia el río y recorrer el espacio entre el Arco de Santa Ana y la Plaza de Nuestra Señora.

Enfilamos el camino a Soria para regresar a Madrid mientras pensamos que Sefarad es un concepto romántico, como todos los que se formulan en pretérito, idealizado en un contexto histórico que tuvo sus momentos buenos y malos. Cuatro juderías visitadas, alguna de ellas sólo imaginada, como esa tierra de promesa que no existió, pero que dejó su impronta cultural en España.

Plaza en la calle Rua Alta de Bécquer | Foto: Beatriz de Lucas Luengo

Plaza en la calle Rua Alta de Bécquer | Foto: Beatriz de Lucas Luengo

Viaje por las otras juderías del destierro:

Recibe el boletín semanal de Revista80dias en tu correo