Revista80dias.es

Madrid en 3 días

Fuente y Plaza de Cibeles

Conocer Madrid, como casi cualquier capital europea, en tres días es imposible, especialmente si uno no sólo está interesado en la ruta turística cultural. No obstante, se pueden visitar muchos lugares importantes de la capital española en una escapada.

Primer día

Este itinerario comienza en el kilómetro cero: la Puerta del Sol (parada de Metro Sol), que es una plaza muy concurrida y animada. Por ello, aprovecho para advertir a todo el mundo de que cuide especialmente el bolso y la cartera para no sufrir robos. Madrid no es una ciudad insegura y los robos en el Metro han descendido en los últimos años, pero ser despistado se puede pagar caro. Lo más destacado en Sol es el edificio del reloj según el que se rige la hora en toda España, que también es el que da las campanadas de Año Nuevo. Se encuentra en lo alto de un edificio que actualmente alberga la presidencia de la Comunidad de Madrid, pero que fue la Real Casa de Correos.

Frente a este edificio está la estatua ecuestre de Calos III, el rey conocido por ser el mejor alcalde de Madrid. Y un poco más allá, en en el inicio de la calle Alcalá, el emblema de la ciudad: la escultura del oso y el madroño. Es una zona muy comercial (en la paralela se encuentra la calle Preciados) en la que se pueden encontrar tiendas de todo tipo y de cualquier precio.

Cerca de aquí está el Monasterio de las Descalzas Reales, al que podemos llegar bajando por la calle Arenal y continuar por la segunda a la derecha hasta darnos con él de frente. Es pequeño y el recorrido es corto. Ubicado en un antiguo palacio plateresco ha sido el hogar de reinas y princesas de todo el mundo.

Volviendo a la calle Mayor, que nos lleva hasta la Plaza Mayor, pasando por la antigua Casa de las Postas, en la calle de Postas, famosa por los milagros que hacía la imagen de la Virgen de la Soledad que tenían en la fachada.

Puerta del Sol

En la plaza Mayor podemos contemplar un buen número de cosas: las casas de la panadería y la carnicería. La primera es la que tiene la fachada pintada de colores. Y la otra está en frente.  Actualmente son edificios del Ayuntamiento. En el centro de la plaza está la estatua ecuestre de Felipe III, quien mandó reconstruir y mejorar la plaza, que fue cerrada tras el incendio de 1790, habilitándose una serie de arcos para su acceso. El más famoso se encuentra en la esquina suroeste y se conoce como Arco de Cuchilleros, porque da a la Cava de San Miguel, calle entonces utilizada por el gremio de cuchilleros para vender sus utensilios. En esta zona se encuentra el famoso restaurante Sobrino de Botín y un sinfín de pequeños establecimientos tan típicos como cualquier otro, pero extraordinariamente caros.

Bajemos por la calle de Toledo, hasta la calle de la Colegiata (a la izquierda) donde se encuentra la Parroquia de Nuestra Señora del Buen Consejo, antigua Catedral de San Isidro, hasta que se construyó la de la Almudena. Desde aquí se puede bajar por la Cava Baja; y, paralela a la calle del Almendro, está la calle del Nuncio, en la que se encuentra la Iglesia de San Pedro el Viejo, una de las iglesias más antiguas de la ciudad, que llama la atención por su torre mudéjar. Seguimos bajando hasta la Plaza de la Paja, el centro neurálgico de la ciudad en la Edad Media y principal mercado, en los siglos XIII y XIV. Actualmente es una de las zonas más castizas de Madrid. Allí se puede encontrar la Capilla del Obispo, uno de los mejores ejemplos de transición entre el Gótico y el Renacimiento y adosada a la Iglesia de San Andrés, de fachada plateresca. Al norte de la plaza está el Jardín del Príncipe de Anglona, uno de los poquísimos parques nobiliarios del siglo XVIII que se conservan en Madrid. Junto a él, el palacio del príncipe de Anglona, obra del siglo XVI.



Booking.com

Si subimos por la calle de Alfonso VI llegaremos a la Plaza del Alamillo, la entrada al Madrid árabe. Se llamaba alamín (tribunal musulmán) originalmente. En el medievo  se encontraba aquí el Ayuntamiento. Como curiosidad, bajo esta plaza hay un buen número de pasadizos y túneles de la época árabe que atraviesan la calle Segovia. Desde aquí cruzamos hasta la Plaza de la Cruz Verde, cuyo nombre proviene del color de la cruz con que se marcaba el lugar en el que se ejecutaba a los condenados por la Inquisición… Pero también es curiosa por su fuente de la Diana cazadora el siglo XIX. En la misma podemos hacer una parada para comer cosas típicas y a buen precio.

Ahora continuamos el paseo, subiendo hasta la calle Mayor otra vez, y retrocedemos sobre nuestros pasos un poco, hasta la Plaza de la Villa. Uno de los núcleos del Madrid medieval. En ella se encuentra la Casa de Cisneros, un palacio de estilo plateresco creado para un sobrino del cardenal Cisneros. También sirvió como prisión para el secretario de Felipe II: Antonio López.  En el lado oriental de la plaza están la casa y torre de Lujanes, de estilo Gótico-mudéjar y son los edificios civiles más antiguos de la capital. Aquí estuvo prisionero el rey Francisco I de Francia tras la batalla de Pavia. Actualmente es la Real Academia de Ciencias Políticas y Morales. En la parte occidental de la plaza se encuentra la Casa de la Villa, actual sede del pleno municipal del Ayuntamiento de Madrid. Por último está el monumento a Bazán en el centro de la plaza.


También te puede interesar qué ver en Alcalá de Henares o sitios que ver cerca de Madrid


 

Segundo día

Hoy volvemos a comenzar la jornada en la Puerta del Sol y emprendemos el camino contrario. Tomamos la calle Alcalá y, según vayamos subiéndola, veremos a la izquierda la Real Casa de Aduanas, a continuación, el casino de Madrid y después la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, que en la planta baja tiene una pequeña muestra sobre el grabado con ejemplos de Goya. El resto del museo no está nada mal, pero es largo y no tenemos tiempo. Siguiendo por la misma calle dejamos a la izquierda el Edificio Metrópolis, todo un icono de la ciudad, haciendo esquina. Enfrente se encuentra el Círculo de Bellas Artes. Seguimos andando y cogemos la siguiente calle a la derecha (Marqués de Cubas) hasta la Plaza de las Cortes, donde se encuentra el Congreso de los Diputados con un frontón que semeja un templo griego.

Edificio Metropolis

Continuamos el paseo bajando por la calle de San Agustín. Atravesamos varias calles, como la de Cervantes, donde se encuentra el Museo de Lope de Vega, en la vivienda que fuera su casa. Y continuamos bajando atravesando la calle Atocha y hasta la calle Santa Isabel, donde se encuentra el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía. Aquí diré lo de siempre: Es un museo apasionante, pero no hay tiempo para visitarlo, aunque si tenemos mucho interés aquí se pueden reservar entradas (hay una opción de tour conjunto al Museo del Prado y el Museo Reina Sofía). Desde aquí bajamos hasta la Glorieta de Atocha, lugar en el que comienza el Paseo del Prado. Si comenzamos a subirlo, a la derecha observamos el Real Jardín Botánico, fundado por Fernando VI, aunque fue Carlos III quien le dio este emplazamiento. El precio de la entrada es ridículo y el paseo merece la pena porque es bastante breve y el ambiente es fresco y agradable.

Un poco más arriba: el Museo del Prado. La pinacoteca más importante de España y una de las más renombradas del mundo. No obstante, recomiendo que se visite con tiempo suficiente en futuras excursiones, comprando su entrada aquí. Más arriba, aún llegamos a la plaza de Cánovas del Castillo con la fuente del Neptuno alegórico, diseño de Ventura Rodríguez. Aquí es donde uno de los equipos de fútbol locales, el Atlético de Madrid, celebra sus victorias. En la esquina izquierda de esta plaza queda el Museo Thyssen-Bornemisza, en el Palacio de Villahermosa, otra pinacoteca muy interesante y cuyas entradas se adquieren en este enlace.

Museo del Prado

Siguiendo nuestro camino por el Paseo del Prado nos toparemos con la archiconocida fuente Cibeles, otro icono madrileño por excelencia. Diseño también de Ventura Rodríguez y lugar en el que el Real Madrid celebra sus triunfos. Representa a Cibeles o Ceres, diosa de la fertilidad, en un carro, coronada por una torre y tirado por dos leones: Hipómenes y Atalanta, amantes que cometieron el sacrilegio de unirse en uno de sus templos y fueron castigados a tirar eternamente de su carro. Esta plaza está rodeada de edificios significativos: el Palacio de las Comunicaciones, antes sede de Correos y actualmente de la Alcaldía de Madrid; el Palacio de Buenavista, que alberga el Cuartel General del Ejército; el Palacio de Linares, sede de la Casa de América;  y el Banco de España. Curiosamente, cada edificio pertenece a un barrio distinto de Madrid.


Hay más lugares interesantes que ver en Madrid, no te los pierdas


En este punto volvemos a tomar la calle de Alcalá hacia la derecha (habiendo subido por el Paseo del Prado desde Atocha) hasta llegar a la Puerta de Alcalá, obra de Francesco Sabatini y cuya construcción ofrece una anécdota muy simpática. Mandada erigir por Carlos III, el rey había de elegir entre varios proyectos, quedando como finalista Sabatini, con dos propuestas diferentes. El monarca, en lugar de elegir uno, por despiste, firmó ambos proyectos dando su visto bueno. Pero ¿cómo se le dice al rey que ha cometido un error? Solución: un proyecto por cada lado. Por eso, la puerta es el único arco que presenta dos fachadas diferentes.

Puerta de Alcalá

A un lado de este arco tan particular se encuentra el Parque del Buen Retiro. Jardines que constituyen el pulmón de la ciudad.  Mientras paseamos por el parque, podemos elegir algún sitio para comer o incluso comprar unos bocadillos en algún lugar para disfrutar un poco del encanto del lugar y descansar un rato. El estanque donde suelen ir las parejas a remar, el paseo de las estatuas, el Palacio de Velázquez, el Palacio de Cristal, que suele acoger exposiciones, la fuente del Ángel Caído, de Ricardo Bellver, única en el mundo y que se encuentra a 666 metros sobre el nivel del mar.  Todo en un ambiente distendido y animado.

Después de comer volvemos al Paseo del Prado, a la Fuente Cibeles y continuamos subiendo un poco más, hasta la siguiente plaza, la de Colón. En el paseo encontraremos, a la derecha, la Biblioteca Nacional y, en la fachada opuesta, el Museo arqueológico. En el punto en que el Paseo del Prado y el Paseo de la Castellana se unen se encuentra el monumento a Cristóbal Colón, que antes se situaba en los Jardines del Descubrimiento, donde hoy se ha levantado una gran bandera de España. Aunque que nadie se engañe, porque de jardín sólo tienen el nombre. Frente a ellos, las Torres de Colón, dos emblemáticos edificios gemelos del arquitecto Antonio Lamela.

Las torres Quio

Ahora subimos la calle Génova (donde encontraremos la sede del PP y la Audiencia Nacional) hasta la plaza de Santa Bárbara, donde tomaremos el Metro de Alonso Martínez (línea 10) y nos bajaremos en la estación Santiago Bernabeu. Es una zona de negocios muy moderna. Desde aquí podemos ver la Torre Picasso, del japonés Minoru Yamasaki, la cuál fue durante años el rascacielos más alto de Madrid (157m.) Al otro lado, el estadio de fútbol Santiago Bernabeu, sede del Real Madrid y que se puede visitar adquiriendo aquí los tickets.

Subiendo por esta avenida, el Paseo de la Castellana, encontraremos infinidad de tiendas de todo tipo hasta llegar a la Plaza de Castilla (también se puede llegar en metro) donde se sitúan las famosas Torres KIO o Puerta de Europa de Madrid, que llaman tanto la atención por estar inclinadas. Por último, las cuatro Torres Business Area, nuevos rascacielos construidos sobre los terrenos de la antigua Ciudad Deportiva del Real Madrid. Aquí termina la visita de hoy.


Otra posible escapada nos permite visitar San Lorenzo de El Escorial y su famoso monasterio


 

Tercer día

El último día nuestro recorrido empieza nuevamente en la Puerta del Sol. Bajando toda la calle Mayor hasta que se cruza con la calle Bailén. Aquí está la antigua Capitanía General del Ejército, en el Palacio de Uceda. Cruzando la calle, a la izquierda quedará una manzana en la que se encuentran los restos de la muralla medieval que rodeó la ciudad y algunos otros restos del barrio medieval, que no son gran cosa, pero ya que estamos aquí… A la derecha está la fastuosa Catedral de la Almudena, sede episcopal de la diócesis de Madrid, neoclásica en el interior, neogótica en el exterior y neorrománica en la cripta, recientemente reformada, para añadir nuevos estilos al pastel. Es la iglesia oficial de la familia real. De hecho, se encuentra frente al Palacio Real. Si aún os quedan ganas, os invito a entrar (el primer miércoles de cada mes se escenifica el cambio de la Guardia Real). Tras el palacio está el conocido como Campo del Moro, un inmenso jardín. Y otro más a su derecha, los Jardines de Sabatini. Ambos de acceso libre.

Catedal de La Almudena

Frente al Palacio Real se encuentra la Plaza de Oriente, rodeada de estatuas de reyes con los Jardines de Cabo Noval a un lado y de Lepanto al otro. Y en contraposición: el teatro Real, uno de los más importantes de España. La entrada del teatro tiene lugar por la Plaza de Isabel II, rodeada de teatros con ofertas de todo tipo y un programa muy variado.

Retomando la calle de Bailén (por la que veníamos) continuemos hasta alcanzar la Plaza de España, dejando a la derecha durante el camino, el Senado. Está todo muy cerca. Y la vista de la plaza, por donde nosotros llegamos, es la más bonita. Con el edificio España de frente y la Torre de Madrid a un lado, dos viejas construcciones emblemáticas de la capital. Y en el centro de la plaza una fuente dedicada a Cervantes con varios grupos escultóricos alusivos a sus obras.

Esta plaza está muy bien situada, ya que desde ella salen cuatro grandes calles: la Gran Vía y la calle Princesa, perfectas para ir de compras, la Cuesta de San Vicente y la calle Bailén, que es por la que veníamos del Palacio Real. Además, a ambos lados de esta calle hay muchos restaurantes de comida internacional, rápida y variada. Así que aquí podemos parar a comer y hacer algunas compras.

Templo de Debod

Y para los que aún tienen ganas de seguir paseando volvamos a la Plaza de España. Hacia el final de la plaza y subiendo por la calle Ferraz veremos un parque. Se trata del Parque del Oeste, donde se encuentra el templo de Debod, una construcción del antiguo Egipto cedida a España en compensación por la ayuda recibida para salvar los templos de Nubia, especialmente Abu Simbel, en peligro por la construcción de la prensa de Asuán. Tiene 2.200 años de antigüedad y, aunque es pequeño, cuenta con un encanto muy especial, sobre todo si uno tiene la suerte de contemplar el atardecer desde este lugar.

Por último, la Rosaleda y el Paseo de Pintor Rosales, zona famosa por sus terrazas, donde se puede tomar unas cervezas al aire libre para despedirse de esta ciudad tan particular.


Madrid Río: de cicatriz a ribera de unión o cómo crear una nueva ciudad verde donde sólo había asfalto


Madrid La Nuit

La marcha para la gente más joven está en la zona universitaria, en torno a la parada de los metros Argüelles y Moncloa. Son bares pequeños y muy típicos en los que la bebida suele ser bastante barata.

Otra zona muy popular, aunque a otro nivel, es la que se concentra a lo largo de la Avenida de Brasil, es decir, el metro Santiago Bernabeu. Grandes discotecas exclusivas y elegantes en las que la gente ya no es tan joven.

Por último, la fiesta con mayúsculas, se concentra en los barrios más viejos: la Latina, Huertas y, especial mención, al barrio de Chueca, abanderado por los gays y lesbianas de la ciudad. A todos estos lugares se llega fácilmente desde Sol. Y en ellos la diversión está asegurada.

Cómo ir

En avión. El Aeropuerto Internacional de Barajas se encuentra a 13 kilómetros del centro de la ciudad. Cuenta con 4 terminales distintas, todas ellas comunicadas con la ciudad por metro, autobús y taxi.

En tren. Al sur de la capital está la Estación de Atocha. A ella llegan trenes desde Barcelona, Valencia, Andalucía, Extremadura y Portugal. Punto de partida y llegada del AVE y base central para los trenes de Cercanías de la región. Además, está conectada subterráneamente con la estación de Chamartín, al norte de la ciudad, a la que llegan trenes de Portugal, Francia y Norte de España en general. Ambas estaciones están unidas también con el metro.

En autobús. Las tres grandes estaciones en las que operan las compañías de autobuses que cubren todo el territorio nacional son Méndez Álvaro, Avenida de América y Conde de Casal. A todas ellas se puede llegar en Metro e incluso a la primera en tren.

Por la ciudad. Hay una buena red de transportes muy bien estructurada con autobuses urbanos e interurbanos y un metro muy amplio con líneas que unen los colores con los números para facilitar su uso. Existen además billetes conjuntos para ambos transportes, que permiten realizar 10 viajes individuales más económicos.

Recibe el boletín semanal de Revista80dias en tu correo
  • Luisa

    Gracias Paloma, me ha parecido un plan perfecto para pasar un buen fin de semana. A mi también me gusta mucho el Museo Reina Sofía, se podría incluir esta visita en el plan. Además ahora, sortean entradas aquí http://cultura.telefonica.es/participa para visitarlo por la noche y en la intimidad de un grupo reducido de personas. Tiene que ser una experiencia inolvidable.