Revista80dias.es

Castillo de Praga: horarios, precios, entradas y curiosidades

Vista del Castillo de Praga | Foto: Praga City Tourism

El Castillo de Praga es uno de los lugares más visitados de la capital de República Checha. Respondemos qué precio tienen sus entradas, qué tipos hay, qué ver dentro del castillo y comentamos una curiosidad del mismo.

El Castillo de Praga, construido en el siglo IX y símbolo del estado checo, se considera una de las mayores fortalezas del mundo porque en su interior se halla un conjunto de palacios e iglesias casi intactos. El Castillo de Praga por dentro nos llevará en un viaje histórico a través de la que sigue siendo residencia de los gobernantes checos. Es uno de los lugares que ver en la capital checa si pasas tres días en Praga.

Precio y entradas al Castillo de Praga

Para visitarlo hay diferentes entradas con variedad de circuitos. El precio de los circuitos va de las 250 coronas checas (9,25 euros ó 10,06 dólares) a las 350 coronas checas (12,95 euros ó 14,08 dólares). Y hay descuentos para niños de 6 a 16 años, estudiantes hasta los 26 años y personas mayores de 65 años. También hay que tener en cuenta que cada entrada da derecho a una visita de dos días, para poder verlo todo tranquilamente.

Nuestra recomendación, si quieres evitar colas, es:

Horario del Castillo de Praga

Entre abril y octubre, el recinto del Castillo abre de 6 horas de la mañana a 10 horas de la noche. Sin embargo, los edificios históricos están abiertos de 9 de la mañana a 5 de la tarde. Cuidado, porque cada monumento tiene sus horas concretas de funcionamiento.

Por su lado, entre noviembre y marzo, el complejo del Castillo de Praga abre de 6 de la mañana a 10 de la noche, pero los edificios históricos funcionan de 9 de la mañana a 4 de la tarde. Igualmente, cada monumento tiene sus horarios en invierno.

Qué ver dentro del Castillo de Praga

La Catedral de San Vito es el edificio más importante. Construida a conciencia durante 6 siglos nada menos. En su interior, merece especial atención la capilla de Wenceslao y, si eres muy lanzado, la subida hasta la campana, ya que la vista de Praga es impresionante.

El edificio más antiguo del recinto del castillo es la Basílica de San Jorge, construida en el año 920, y que actualmente es una sala de exposiciones y conciertos. Por su lado, el Palacio Lobkowicz fue hogar de una familia que hizo de mecenas del arte y la música, hasta que nazis y comunistas lo expoliaron sin compasión.

Los más nostálgicos tienen el Museo del Juguete, con cachivaches de todo tipo, alguno con más de 150 años de historia. Y en la salida del Castillo, el Callejón del Oro, una callejuela que data del siglo XVI, cuando 24 guardianes de la corte construyeron allí sus hogares. Después fueron casitas de orfebres y artesanos, lo que aún se puede ver en la especie de museo que hay en la parte de arriba de cada tienda. En el siglo XIX los inquilinos fueron más diversos. De hecho, la casa 22, la azul, fue la de Franz Kafka.

Por último, en el Castillo hay que visitar las famosas cuatro torres: la más renombrada es la Daliborka, una antigua cárcel, cuyo primer prisionero, Dalibor, fue una especie de Robin Hood. Por otro lado se encuentran la Torre Negra, que recibe su nombre del incendio que la dejó de ese color, y la Torre Blanca, que fue otra prisión, pero mucho más cruel. Y la cuarta torre es la de la Pólvora, junto a la Casa Municipal, reconstruida porque como su nombre adelanta fue el polvorín del castillo hasta que explotó accidentalmente.

Curiosidades del Castillo de Praga

Una curiosidad interesante del Castillo es que gracias a los Rolling Stones podemos ver el recinto iluminado de noche. Y es que, tras la Revolución de Terciopelo de 1989, el grupo visitó el país y se lamentó por no poder disfrutar del castillo por la noche. Entonces la República Checa (en ese momento aún era Checoslovaquia, antes de la separación de la República Eslovaca) no tenía dinero para emprender esa empresa y fueron ellos los que pagaron los 30.000 euros que costó el diseño e instalación de la iluminación de todo el recinto.

[Más información para saber qué ver y qué hacer en Praga]

Recibe el boletín semanal de Revista80dias en tu correo