Revista80dias.es

12 lugares imprescindibles que visitar en Sídney

Torre de Sidney (derecha) - Foto de ONT Australia

A la hora de plantearse qué visitar en Sídney no podemos olvidar lugares míticos como la Ópera, el puerto de la bahía, el acuario… Pero aquí recogemos algunos de los lugares menos conocidos y que todo viajero que viaje a Sídney debe poner en su lista y no dejar de visitar.

Sídney es uno de nuestros destinos preferidos. Quizá porque se trate de uno de esos viajes míticos que uno siempre quiere hacer al menos una vez en la vida. Pero, a veces, precisamente su carácter de gran viaje hace que nuestra preocupación aumente a la hora de organizarlo, porque al ser algo tan especial y tan único para los que vivimos tan lejos, queremos que sea absolutamente perfecto. No podemos olvidar lugares míticos como La ópera, el puerto de la bahía, el acuario… Pero aquí recogemos algunos de los lugares menos conocidos y que todo viajero que vaya a Sídney debe poner en su lista y no dejar de visitar.

Comencemos por el Jardín Chino de la Amistad. Sídney cuenta con un pintoresco Barrio Chino, pero además tiene un fabuloso Jardín oriental, un paraíso de tranquilidad y diseño. Está en el centro mismo de la ciudad en la zona del Darling Harbour. Destaca su impresionante lago central, lleno de peces, donde vivía el mítico pez Koi, hallado en el Pabellón del Jade Indulgente. Un simpático pececillo que nadaba hacia los visitantes cuando estos aplaudían. Pasear por sus senderos no sólo es algo bonito, sino una oportunidad para recuperar la paz interior y relajarse profundamente.

Continuemos la ruta por el Edificio de la Reina Victoria. Este majestuoso edificio es, actualmente, un centro comercial. Fue construido a finales del XIX, puro Renacimiento Romántico. Fue restaurado en 1984, cuando estuvo a punto de desaparecer por su deterioro. Es tan interesante que hay visitar diarias para recorrerlo y no perder detalle. Especial atención a la cúpula de cristal y las vidrieras. Como curiosidad, allí se conserva una carta de la reina Isabel II, que el alcalde mayor de la ciudad abrirá en 2085. Además, cuenta también con un pozo de los deseos con una escultura de bronce del perro favorito de la reina Victoria, “Islay”.

Otro edificio emblemático es la Catedral de Santa María. Fue construida sobre los cimientos de la primera iglesia católica de Australia, destruida en un incendio. Está situada en el Hyde Park de Sídney. Se construyó en 1868 emulando las antiguas catedrales medievales europeas. Es la iglesia católica más grande del país y una de las más grandes del mundo, por eso es la sede del arzobispado. En su interior se exponen diferentes objetos, como el dólar del matrimonio, que se prestaba a los novios que no tenían suficiente dinero para sufragar los gastos de la boda. Las novias desconocían esta costumbre.

Catedral de Santa Maria de noche - Foto de ONT Australia

Catedral de Santa Maria de noche – Foto de ONT Australia

El Parlamento de Sídney también es un lugar muy desconocido, puesto que el Parlamento principal se encuentra en Camberra, la capital del país. El de Sídney es un compendio de edificios construidos entre los siglos XVI y XIX, algunas de las estructuras originales de madera, se conservan aun. La parte principal era un antiguo hospital es una de las más interesantes. Actualmente trabajan allí los miembros de ambas cámaras del Parlamento y algunas otras agencias gubernamentales. En 2005, se prohibió a las guardas de seguridad que llamasen “amigo” a los visitantes… pero fue una norma que duró sólo 24 horas.

Justo al lado de la archiconocida Ópera de Sídney, está el Jardín Botánico Real de Sídney, creado en 1816 como una zona de recreo para la recién creada colonia británica. Es un lugar para disfrutar de la naturaleza en plena ciudad y lo mejor es que se permite pisar el césped. Es especialmente conocido por su colonia de 22.000 zorros voladores de cabeza gris, una especie de murciélago tan grande que los primeros colonos, de hecho, los confundieron con murciélagos y es que en Australia la naturaleza siempre es… colosal.

A pocos metros del Jardín Botánico está la Casa del Gobierno. Era la antigua residencia oficial del primer ministro, que ahora está en Canberra. Actualmente sigue siendo el espacio para las recepciones oficiales del Gobernador de Nueva Gales del Sur. Además, es un museo administrado por la Fundación de Casas Históricas de Nueva Gales del Sur.

Museo Maritimo Nacional - Foto de ONT Australia

Museo Maritimo Nacional – Foto de ONT Australia

No olvidemos el Museo Marítimo Nacional de Australia. Una rica exposición de los barcos que narran la historia de los primeros colonos del país desde finales del siglo XVIII hasta la actualidad. Barcos de la época aborigen, acorazados modernos, tablas de surf y conchas de mar, la flota real con sus buques, el faro flotante “Carpentaria” e incluso el Blackmores First Lay, con el que Kay Cottee se convirtió en 1988 en ser la primera mujer en navegar sola, sin detenerse, alrededor del mundo.

Guardad tiempo para el Sydney Harbour Bridge, el famoso puente de la bahía. Es el puente que cruza toda la bahía y se puede atravesar en coche, tren o bicicleta, pero sobre todo, andando… sí, podéis cruzarlo a pie por la parte más alta y disfrutar de la panorámica más espectacular, esto se llama Bridge Climb y hay visitas organizadas cada tres horas. Es el quinto puente más grande del mundo. Como curiosidad, os diremos que Paul Hogan trabajó pintándolo. ¿Qué quién es Paul Hogan? Pues el mismísimo Cocodrilo Dundee.

A cinco minutos está la Terminal de pasajeros de ultramar y el puerto de Sídney, uno de los puertos naturales más bonitos del mundo, es una zona recreativa acuática tan bonita que es uno de los lugares favoritos para celebrar bodas y eventos. De hecho, hay tal cola, que si no desocupas el lugar a tiempo, te multan.

Museo de la Justicia y la policía - Foto de ONT Australia

Museo de la Justicia y la policía – Foto de ONT Australia

Algo un poco más morboso. El Museo de la Justicia y la policía. Inaugurado en 1850. Actualmente es sólo un museo, pero en un principio fue la corte de justicia y las oficinas de la policía. Por allí pasaron nada menos que 18.000 casos en su primer año. Y es que Australia da para mucho y criminales ha habido bastantes. De hecho, hay una exhibición de fotos del registro histórico de la criminalidad del país en el que las mujeres tienen un papel muy destacado.

En penúltimo lugar, la Torre de Sídney. También conocida como AMP Tower, una empresa local. Es la tercera torre más alta del hemisferio sur, con sus 309 metros de altura. A 251 metros hay una plataforma de acceso público desde la que se puede divisar toda la ciudad y mucho más porque alcanza 85km de distancia. Y, especialmente el Distrito Financiero. Como curiosidad, el encargado de limpiar sus 520 ventanas, es Charlie, una máquina semiautomática que tarda dos días en dejar la torre reluciente.

Y, por último, pero no menos importante, el observatorio de Sídney. Está en la colina que lleva el mismo nombre en el centro de la ciudad, ahora conocido como The Rocks. El lugar se desarrolló a partir de una fortaleza construida sobre “Windmill Hill” en el siglo XIX. Actualmente es un museo de trabajo donde los visitantes pueden ver las estrellas y los planetas gracias a su telescopio Schmidt-Cassegrain de 40cm o un histórico telescopio de 29cm, construido en 1874… el telescopio más antiguo del país que aun se utiliza. En 1877, el astrónomo Henry Chamberlain Russell hizo que el observatorio fuera famoso al introducir los mapas climáticos en los diarios. Y estas son sólo algunas ideas, porque Sídney da para mucho, así que tomaos el tiempo necesario para disfrutarlo como se merece.

Recibe el boletín semanal de Revista80dias en tu correo