Revista80dias.es
Portada » Biblioteca » Cultura » El reino de Franco, de Joaquín Bardavío

El reino de Franco, de Joaquín Bardavío

‘Primus inter pares’ sin corona

En ‘El reino de Franco’, Joaquín Bardavío gira en torno a la figura de Franco para construir una biografía sobre el general y sobre el régimen que sólo podía pervivir hasta su muerte: el franquismo. Su estilo periodístico agiliza la lectura y la hace amena.

Franco preside el desfile de la victoria tras el fin de la guerra civil

Franco preside el desfile de la victoria tras el fin de la guerra civil

A 41 años de la muerte de Francisco Franco, aún se sigue polemizando sobre aspectos públicos y privados del dictador que rigió los destinos de España durante casi cuatro décadas. El periodista Joaquín Bardavío, que desempeñó diferentes cargos en los últimos gobiernos del general, ha escrito El reino de Franco (Ediciones B, 2015), una biografía templada sobre el protagonista de una de las etapas más oscuras de España, pero, a la vez, momento forjador de las bases sobre las que se asienta la actual democracia.

El libro de Bardavío es una crónica periodística centrada en la figura de Franco, lo que hace que se pueda leer de forma sencilla, ya que desde la primera página declina el encorsetamiento de biografías más canónicas como la de Paul Preston. También es un análisis del “franquismo”, el régimen político personal del dictador, que sólo podía perdurar hasta su muerte. Aunque Bardavío escribe historia, muy bien documentada, pero a veces bastante gentil con el personaje, el estilo periodístico con el que dota a su libro lo convierte en asequible para cualquier público.

Sin embargo, que el libro sea tan accesible y se centre en la figura de Franco también es un peligro, ya que se analiza con poca profundidad el contexto social, político y económico que creó el franquismo. Bardavío trata en su obra momentos clave del régimen, como la aprobación de los planes económicos en la década de 1950, que sirvieron para sacar a España de la economía de posguerra y autoabastecimiento a la que venía enfrentándose. También analiza el corpus de Leyes Fundamentales (la “constitución” franquista) que dieron forma política al régimen dictatorial de Franco. Las mismas sirvieron para atar más a su sucesor, el actual rey Juan Carlos I, que para moderar el poder del propio Franco, quien lo siguió ejerciendo a su gusto. No entra Bardavío a valorar los efectos del golpe de estado contra la II República, ni las causas o motivos que produjeron el mismo.

A pesar de estas deficiencias, el libro de Bardavío plantea cuestiones muy interesantes, importantes y seguro que desconocidas para los no expertos. La primera de ellas es el derrumbe del tópico de que la política estaba muerta en el franquismo. Evidentemente, durante la dictadura no existieron partidos políticos ni se podía expresar de forma pública las adscripciones políticas. Pero dentro del propio régimen existían unas corrientes (falangistas, tradicionalistas, sindicalistas e incluso monárquicos) que intentaban imponer al propio Franco sus ideas para el nombramiento de ministros y la elaboración de leyes. El general, que podía ser muchas cosas, pero no tonto, sabía que tenía que lidiar con ellas y crear un sistema de contrapesos y de compensaciones para que no creasen problemas. Porque la supervivencia del franquismo se basó el equilibrio de aspiraciones que tan bien supo gestionar Franco.

Otro de los puntos menos conocidos es la relación de Franco con su familia, sobre todo con su padre, del que renegó hasta su muerte, y sus hermanos. Bardavío no cae en la crónica rosa, sino que trata con respeto la etapa anterior al golpe de estado del 18 de julio de 1936, es decir, los años de formación de Franco y la influencia de su familia en sus decisiones o comportamientos.

Bardavío también realiza aportes vividos y conocidos por él mismo en la última etapa del franquismo. Aunque no son novedosos, puesto que el autor ya los había comentado y explicado en otros libros anteriores, sí que sirven para dar una idea más aproximada de la figura de Franco y de su huella política en España, el reino sin rey hasta su muerte.

Vídeos que no debes perderte
Déjanos tu opinión
Más contenidos