Revista80dias.es
Temas:
Portada » Bled » Especiales » Verano 2015 » Bled: festival de los días y las noches

Bled: festival de los días y las noches

Últimas actualizaciones
[wp_rss_multi_importer category="1" thisfeed="6" sourcename="-"]

Si sois de los muchos seguidores de Juego de Tronos, tenéis que visitar Bled. Es un precioso pueblecito en Eslovenia. Medieval y bucólico, con su castillo en lo alto de la montaña y con unas vistas inmejorables sobre el único lago natural del país… en cuyo centro, está la pequeña y famosa isla donde se […]

Si sois de los muchos seguidores de Juego de Tronos, tenéis que visitar Bled. Es un precioso pueblecito en Eslovenia. Medieval y bucólico, con su castillo en lo alto de la montaña y con unas vistas inmejorables sobre el único lago natural del país… en cuyo centro, está la pequeña y famosa isla donde se esconde una capilla en cuyo interior encontraréis, nada menos que la campana de los deseos. Caminar por sus calles es como detenerse en el tiempo y dar un paseo por el medievo.

Bajo los Alpes julianos y con ese precioso lago glacial que le da un encanto especial, Bled es el escenario perfecto para todo tipo de encuentros mágicos y fantásticos. Los días y las noches de Bled, que este año tendrán lugar entre el 17 y el 19 de julio. ¿Esto qué significa? Que durante tres días, la ciudad se viste de gala, se llena de puestos en los que se exhibe todo tipo de artesanía eslovena. Preciosas piezas de madera, divertidos juguetes, coquetos abalorios, mantelería e incluso los famosos encajes de bolillos (típicos de la región) y un sinfín de productos gastronómicos naturales y deliciosos. La ciudad es visitada por cientos de turistas que quieren bailar y disfrutar de sus conciertos nocturnos o del espectáculo de luz y sonido que ilumina el castillo antes de los fuegos artificiales… y de la mágica puesta en escena que se vive cuando miles de velas son lanzadas al lago para iluminarlo como si se tratara de gotitas de luz que flotan sobre cáscaras de huevo (y en cuya recogida participa todo el pueblo a lo largo del año). Es algo mágico que no tiene réplica en ningún lugar del mundo. Algo así como 15.000 lucecitas que brillan e iluminan el lago de una forma que no sólo se puede calificar de mágica.

También hay exhibiciones de bicicletas y coches de época, una muestra de aviación deportiva y muchas otras sorpresas. Son días de fiesta y relajación, de diversión y disfrute, en un lugar en el que reina la tranquilidad. Medieval, natural, naturista, deportivo y muy muy divertido.

Todo ello queda reatad con roche de oro, porque primer hay un espectáculo de luces y sonido, con temáticas muy interesantes. Se puede decir que la organización, se vuelca en prepararlo y lo cierto es que lo consiguen. Y para terminar, rematan con un castillo de fuegos artificiales que quita el hipo. Componentes todos de lo más cotidiano, por separado, pero juntos, en ese momento, en ese lugar, la atmósfera es tan especial que todo se convierte por unos momentos en algo sobrenatural. Es una experiencia que hay que vivir y experimentar, al menos una vez en la vida.

Durante estos días, todo es especial en Bled, pero si tuviera que quedarme con algo, al margen de las luces en el lago, el espectáculo láser sobre el castillo y de la pirotecnia, creo que escogería las muestras de artesanía y de especialidades culinarias. Y es que la mesa en Bled es una cosa muy seria. Decir que la cocina eslovena cuenta con más de 170 platos típicos recogidos en un recetario nacional, así que si pensamos en que durante los días y las noches de Bled, se ofrecen muestras de comida típica de la zona y del resto del país, como invitados… os diré que los más exigentes a la hora de comer, no quedarán decepcionados. Un lujo.

Vídeos que no debes perderte
Déjanos tu opinión
Más contenidos
Encuentra tu hotel
Booking.com