Revista80dias.es

Qué ver en Bled en invierno

La Navidad del amor

Últimas actualizaciones
30 noviembre 2017, 8:30 CET
-Una vuelta en el ciber
28 noviembre 2017, 8:30 CET
-Una vuelta en el ciber
23 noviembre 2017, 9:40 CET
-Una vuelta en el ciber
24 octubre 2017, 8:30 CET
-Una vuelta en el ciber
5 octubre 2017, 8:30 CET
-Una vuelta en el ciber

La ciudad de Bled (Eslovenia) cuenta con muchos atractivos que ver en invierno. Durante la época navideña, el municipio se tiñe de blanco y se convierte en una oportunidad perfecta para pasar unas vacaciones en pareja.

Castillo de Bled en plena Navidad | Foto: Oficina de Turismo de Bled

Castillo de Bled en plena Navidad | Foto: Oficina de Turismo de Bled

El invierno hace su aparición y parece que los días cortos y fríos nos confinaran a las cuatro paredes de nuestra casa, pero nada más lejos de la realidad, porque es precisamente en la estación más oscura cuando se proponen los planes más románticos y más agradables. Al calor, además, de las celebraciones navideñas, pero no únicamente, puesto que enero y febrero nos ofrecen también chimeneas encendidas, deportes blancos y un extraordinario programa cultural, pero no olvidemos que diciembre nos trae además los mercadillos navideños, paseos de la mano, dulces y más dulces, entrañables relatos junto al hogar, deliciosas y contundentes recetas, conciertos, folklore y mucha magia en esta pequeña ciudad de cuento de hadas.

Tres campanadas, un deseo

En el centro del lago, está la única isla natural de Eslovenia, en el centro de la isla, hay una pequeña capilla, la de la Asunción de María y, la capilla, tiene un campanario con una campana mágica. ¿La historia de la campana? La podéis leer aquí, aunque es mejor que os la cuenten in situ. Lo realmente importante es el ritual del deseo. De esta campana, construida por el propio Papa de roma, cuelga una cuerda. Hay que tomarse unos segundos para meditar bien sobre el deseo que se va a pedir para estar seguros de que es algo que realmente se desea con el corazón. Después hay que tirar de la cuerda con la fuerza suficiente para conseguir que suene únicamente tres veces. Ni cuatro ni dos. Tres veces. Esa es la forma de conseguir que el deseo se cumpla. Lo que no se sabe es lo que tarda dicho deseo en cumplirse, así que la paciencia también es clave para este juego. ¿Puede haber algo más románico? Pues sí. Lo hay. Porque se puede formar parte de la representación de la leyenda, dando un paseo por el lago a la luz de una multitud de antorchas encendidas. La campana iluminada flota sobre el lago para después hundirse, como el árbol de Navidad en lo profundo de las aguas. El ambiente es sobrecogedor y la guinda la pone un concierto navideño.

Remando hasta la isla

Definitivamente, en invierno, llegar a la isla nadando no es una buena idea, por eso, alquilar una pletna (una barca) es lo más recomendable para llegar. El paseo es divertido y se puede disfrutar sin tener que mover un músculo, porque las pletnas se alquilan con remero incluido. Lo interesante viene al llegar a tierra, porque es el momento en el que hay que subir nada menos que 99 escalones de piedra y manda la tradición que los recién casados, deben subir la escalera entera, llevando el marido a la mujer en brazos y sin hacer paradas para descansar. Él debe demostrar que es suficientemente fuerte para mantener y proteger a su reciente esposa. No es una mala idea para entrar en calor y llegar a lo alto aun más enamorados.

El dulce recuperar de fuerzas

Hayamos subido los 99 escalones o no, en invierno, algo que nos haga recuperar las fuerzas y el calor, siempre se agradece. En este caso hablamos de algo más dulce que el amor: Kremna Rezina. Un hojaldre relleno de crema de huevo y nata dulce que, por increíble que parezca, ni empalaga ni cae pesado. Hombre… si uno se come un kilo es posible que se muera, pero las porciones están cuidadosamente medidas y es algo que puede hacer que uno se enamore hasta de sí mismo. Compartir una Kremna Rezina es un acto de amor. De amor puro.

Isla en el Lago de Bled | Foto: Bled Turismo

Isla en el Lago de Bled | Foto: Bled Turismo

Santa Claus, San Nikolas y el Abuelo de Hielo

Si visitáis Bled en Adviento será inevitable que os veáis inmersos en el Cuento de Invierno, cuyo programa está cariñosamente preparado para todos los gustos. Nuestro lugar favorito es la cabaña de los deseos, donde están Santa Claus, San Nicolás y el Grandfather Frost (el abuelo de hielo) que es el encargado de entregar regalos a los niños buenos en el norte de Europa y en Rusia. Viste de azul y lleva una especie de túnica, pero básicamente es un abuelito entrañable, dispuesto, igual que Papa Nöel a escuchar nuestros deseos y a llenar de regalos nuestro árbol la mañana del 25 de diciembre. No dejéis de visitar la cabaña y escribir vuestra carta de deseos…

Winter Fairytale

El Cuento de Invierno, como decía, tiene un programa preparado para hacer las delicias de todos, con especial atención este año, a los enamorados que, como si de una gincana se tratase van a tener un día de lo más divertido. Empecemos por The power of love on the wheel of romance, un par de bicicletas con cuyo pedaleo se genera energía, lo interesante es saber si la pareja es capaz de pedalear lo suficiente para iluminar los corazones del amor. La semana del 16 al 23 de diciembre, habrá una exposición de esculturas de hielo hechas por el artista internacional Miro Rismondo. La Super Silla, es una silla descomunal ubicada bajo el mayor árbol de Navidad natural del país. Es el lugar perfecto para hacerse una foto, divertida, grotesca… romántica. Y además es posible subirla a las redes sociales con el hashtag: #lakebled. Y finalmente, el Belén viviente. Es la escena navideña más Antigua de Eslovenia… la puesta en escena es sobrecogedora. ¿Quién podría no ponerse romántico en un marco semejante?

De vinos por el mercadillo

De vinos, pero de vinos calientes, para entrar en calor. Esos vinitos especiados que sólo se pueden tomar durante el Adviento. Bled, es un lugar de absoluto ensueño todo el año, sin embargo, durante la Navidad se convierte en algo que realmente parece sacado de un cuento, con sus luces, sus cabañas, sus villancicos y ese olor a dulce que lo invade todo en cuanto se inaugura el marcadillo. Dar un romántico paseo alrededor del lago, echando un vistazo aquí y allá, comprando artesanías, adornos navideños, probando recetas tradicionales y con una tacita de vino caliente entre las manos… es toda una experiencia.

Masaje en pareja

Bled es un pueblecito enclavado entre montañas y ubicado en torno a un lago… luego es lógico que desarrollara un gusto muy intenso por la naturaleza. Tanto es así que se situó en la vanguardia del Nudismo y el Naturismo en Eslovenia. Una tendencia muy marcada que actualmente no sólo se mantiene, sino que ha derivado en un mayor interés por el cuidado del cuerpo y las prácticas más saludables para una vida más cómoda. Naturalmente podemos hablar de la alimentación, no sólo bio sino tradicional, también del ejercicio y el deporte, pero lo más importante… es que en Bled uno puede disfrutar de unos masajes fuera de lo común. Tanto es así que recomendamos que os deis uno relajante, solos o acompañados, la idea es disfrutar al máximo y continuar nuestro programa como nuevos.

Música en los diferentes festivales de Bled | Foto: Turismo de Bled

Música en los diferentes festivales de Bled | Foto: Turismo de Bled

Conciertos para todos los gustos

¿Qué sería un invierno sin música? Desde luego la Navidad lo pide a gritos. Pues Bled no va a dejar a nadie con las ganas de nada. Desde los coros de Adviento, los conciertos religiosos, la música callejera de los mercadillos… hasta la música más tradicional, con el Festival Hall Bled, el 29 de diciembre. O el famoso Concierto de Año Nuevo, del día 26 de diciembre, o el Concierto de Nochevieja, que es ya una institución. También es divertido apuntarse al Festive Dance Evening, que tiene lugar varias noches durante diciembre y enero y que es de lo más divertido, sobre todo, si tienes con quién bailar, mejor aún, podéis apuntaros al Dance with the Lord of the Castle… en el mismísimo castillo. Estos y otros muchos conciertos y bailes hacen un programa para dar gusto al más exigente.

Patinaje para dos

Desde el 24 de noviembre y hasta el 4 de marzo, es posible patinar sobre hielo en el Bled ice rink, porque la terraza del Hotel Park abre todos los días de 9 a 21 con un programa que es, como poco, divertido: curling, bailar salsa (sí, en patines), también se puede bailar al ritmo del DJ o simplemente patinar sin más preocupación que no caerse. No os perdáis el programa porque cada día sorprenden con una idea nueva y es siempre algo extremadamente divertido. Mucho más, si se hace acompañado, claro está.

El círculo de amistad

Es un festival que os dejará con la boca abierta. Se celebra el 30 de diciembre y es algo fuera de lo común. Se trata de reunirse alrededor del lago, el último día del año, es decir, el último antes de Fin de Año. Allí se formulan los mejores deseos para el año que va a llegar, todos cogidos de la mano. La idea es intentar abarcar el lago completo, simplemente dándose la mano todos los participantes. No me digáis que no es algo original y tremendamente bonito. Desde luego, si vais con pareja, será precioso, pero si lo hacéis con amigos o incluso solos… es el momento perfecto para conocer gente divertida y disfrutar de la fiesta de Fin de Año con nuevos amigos. Bled es un lugar mágico que, si os dejáis, os embrujará y os mostrará una cara muy especial en los meses de invierno. Dejaos llevar y descubrid las sensaciones de la infancia que con los años se van olvidando. Es un auténtico cuento de hadas.

Recibe el boletín semanal de Revista80dias en tu correo