Revista80dias.es

Alphabet deja de compartir datos de vuelos en abierto

Google da otro paso para controlar el negocio de los viajes en Internet

Últimas actualizaciones
30 noviembre 2017, 8:30 CET
-Una vuelta en el ciber
28 noviembre 2017, 8:30 CET
-Una vuelta en el ciber
23 noviembre 2017, 9:40 CET
-Una vuelta en el ciber
24 octubre 2017, 8:30 CET
-Una vuelta en el ciber
5 octubre 2017, 8:30 CET
-Una vuelta en el ciber

Google cerrará el acceso de los desarrolladores a los datos de su comparador de vuelos. La venta de viajes en Internet está valorada en 500.000 millones de dólares.

Google en un ordenador Mac | Foto: Pixabay

Google se atreve con todo | Foto: Pixabay

Alphabet sigue cerrando el círculo sobre el sector de los viajes en Internet. La compañía del buscador Google elimina el acceso para desarrolladores a su herramienta de comparación de vuelos QPX Express, que puso en marcha en 2014 tras la compra de la empresa ITA, un proveedor de software para el sector aéreo. A través de esta solución, otros fabricantes podían incorporar a sus sistemas la información de los vuelos cargados en el software de Google para realizar comparaciones.

Alphabet cerrará el acceso a QPX Express, la solución gratuita de comparación de vuelos, en abril de 2018, pero seguirá manteniendo y potenciando QPX Enterprise, la versión de pago en la que cuenta con clientes como Kayak.com, Cheaptickets, American Airlines o US Airways. Desde la empresa californiana han explicado que cierran el acceso a la API (la plataforma de comunicación entre su aplicación y la que desarrollan otros fabricantes) por la falta de interés de los usuarios en esta herramienta gratuita.

En los últimos años, Alphabet ha lanzado Google Hotels para comparar precios de alojamientos en su buscador y en Maps. Con posterioridad, la empresa añadió la posibilidad de que los propios hoteles se diesen de alta en el programa publicitario Hotel Ads, donde Alphabet cobra por cada clic en los resultados de búsqueda o una comisión por reserva. Poco a poco, el gigante californiano va dando pasos para hincar el diente en el mercado de la venta de viajes en Internet, en el que se venden cada año servicios por valor de 500.000 millones de dólares (423.986 millones de euros).

Google (ahora Alphabet) compró ITA en 2010 y la usó para potenciar su solución de comparación de vuelos, denominada Flights y que ha ido mejorando en los últimos años. Los resultados aparecen en las búsquedas cuando se escribe el nombre de una aerolínea o de un trayecto e incorpora opciones de comparación similares a las de otras webs, como Kayak o Skyscanner. La ventaja de Google es que sus resultados de vuelos aparecen en su propio buscador, en un lugar destacado y sin gastos publicitarios, mientras que las empresas externas deben pagar por anunciar sus resultados en el buscador, lo que genera un negocio redondo para Alphabet.

Los temores de los grandes conglomerados como Priceline (propietario de Kayak o Booking) y  Expedia (con marcas como Trivago o Homeaway) es que Google cierre el círculo. Estos dos holdings cuentan con los portales más poderosos de venta de viajes en Internet. Pero para comercializar vuelos o vacaciones en la web es necesario un fuerte gasto publicitario en buscadores, con un coste medio de 5,60 dólares por cada reserva. La mayor parte de este gasto se produce en Google, el buscador de referencia en EEUU y Europa, que ha basado su modelo de negocio en los ingresos que recibe por publicidad. Priceline y Expedia son dos de los mayores anunciantes de Google en todo el mundo. Si Google hace negocio a través de las reservas de vuelos, hoteles o vacaciones estará impactando de lleno en el modelo de negocio de estas empresas, que además se verán en la paradoja de anunciarse en el buscador de su principal competidor.

Cuando Google compró ITA varias empresas del sector de la comparación levantaron la voz, alertando de la posible creación de un monopolio. De hecho, la Comisión Europea ha iniciado un procedimiento por este motivo contra la empresa estadounidense y otro informe detectó prácticas anticompetitivas de la compañía californiana. El Departamento de Justicia estadounidense autorizó la operación, valorada en 700 millones de dólares, pero puso como condición que Google siguiese dando acceso a la versión gratuita de su API durante cinco años y que el Gobierno estadounidense pudiese controlar la evolución de Google. Es curioso que Alphabet decida cerrar el acceso a QPX Express cuando se han cumplido los cincos años impuestos por el Ejecutivo de Obama para autorizar la compra.

Un estudio realizado por la consultora Phocuswright junto con Jumpshot muestra que las visitas a Google Flights se han duplicado en los últimos dos años e incluso recibe más búsquedas que Kayak. Además, Google Flight es líder es en la generación de conversiones para las aerolíneas: un 25% de las visitas que les redirige en EEUU acaba convirtiéndose en una reserva, frente al 8% de Kayak.

Recibe el boletín semanal de Revista80dias en tu correo