Revista80dias.es

Modificación del decreto de pisos turísticos en Madrid

Nueva oportunidad a la vivienda turística

Últimas actualizaciones
20 marzo 2018, 18:02 CEST
-Una vuelta en el ciber
22 febrero 2018, 8:55 CEST
-Una vuelta en el ciber
23 enero 2018, 8:30 CEST
-Una vuelta en el ciber
20 diciembre 2017, 16:22 CEST
-Una vuelta en el ciber
30 noviembre 2017, 8:30 CEST
-Una vuelta en el ciber

Cristina Cifuentes, presidenta de la Comunidad de Madrid, ha anunciado la modificación del decreto que regula los pisos turísticos. Se incluirán novedades y se flexibilizará el alquiler.

Cristina Cifuentes, presidenta de la Comunidad de Madrid | Foto: Comunidad de Madrid

Cristina Cifuentes, presidenta de la Comunidad de Madrid | Foto: Comunidad de Madrid

Las viviendas turísticas tendrán nueva regulación en la Comunidad de Madrid. Cristina Cifuentes, presidenta de la región, aprobará un decreto que modifica el actual sobre la materia y que incluirá la obligación de que los pisos turísticos dispongan de un certificado de idoneidad, cuenten con hojas de reclamaciones, seguro de responsabilidad civil y la obligación de comunicar a la Policía quienes son los inquilinos.

La legislación actual sobre pisos turísticos en Madrid fue aprobada por el anterior gobierno del presidente Ignacio González, actualmente imputado y en prisión por presuntos delitos de corrupción. Esta norma fijaba que ningún propietario de pisos turísticos podía alquilar su vivienda por menos de cinco días, así como otras limitaciones. El Tribunal Superior de Justicia de Madrid declaró ilegal ese precepto, por considerarlo contrario a la competencia y a la libertad empresarial. La modificación legislativa que aprobará el Gobierno de la Comunidad de Madrid eliminará este artículo de tiempo mínimo de alquiler para cumplir la sentencia judicial, pero incluirá otras medidas novedosas.

La primera es que los propietarios de viviendas turísticas deberán contar con un certificado de idoneidad, un documento técnico que garantice al inquilino que la vivienda cumple con unos requisitos mínimos. Las hojas de reclamaciones, el seguro de responsabilidad civil y la comunicación de datos a la Policía también serán obligatorios. También se regulará un régimen de derechos y obligaciones. Y se elimina la prohibición de que no puedan alquilarse habitaciones concretas del piso turístico en cuestión.

En segundo lugar, las comunidades de propietarios (muchos pisos turísticos se localizan en edificios con viviendas residenciales) podrán prohibir en sus estatutos que se abran este tipo de alojamientos turísticos en el edificio.

El tercero de los puntos relevantes es que el nuevo decreto tiene intención de definir de forma más exacta el concepto de “canales de oferta” para que portales como Airbnb o Homeaway se vean sometidos a la Ley de Turismo y a las sanciones que esta norma prevé.

El nuevo decreto, que ahora se encuentra en periodo de alegaciones y que puede sufrir modificaciones hasta su aprobación en los próximos meses, recoge algunas de las reivindicaciones del sector hotelero y de propietarios de pisos para regular las viviendas turísticas. No obstante, la norma puede no pasar los criterios de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), muy proclive a la mínima regulación del sector del alquiler vacacional. Por ejemplo, la posibilidad de que las comunidades de vecinos impidan la apertura de pisos turísticos en sus inmuebles puede considerarse como una traba al libre ejercicio de una actividad económica.

Uno de los problemas para conocer la magnitud del alquiler de pisos turísticos en Madrid es que no existen datos consistentes sobre los mismos. Un informe elaborado por la consultora Red2Red para el Ayuntamiento de Madrid cifraba el número de viviendas turísticas en el distrito Centro en 6.000 (para cuantificarlas ha usado datos de webs como AirDNA, que monitorizan, de forma externa, a Airbnb). Tampoco existen estimaciones que relacionen directamente la existencia de viviendas turísticas con decrecimientos en la facturación de los hoteles de Madrid. De hecho, la celebración del Día del Orgullo Gay ha llevado a los hoteles de la capital a elevar los precios de sus habitaciones, a pesar de la presencia de viviendas turísticas. Y la ocupación hotelera ha sido del 100% en las más de 83.000 plazas hoteleras de la capital madrileña. Con estos datos, ¿son los pisos turísticos un problema para hoteles de Madrid?

Recibe el boletín semanal de Revista80dias en tu correo