Revista80dias.es

El turismo español en datos y gráficos

7 gráficos que muestran la mediocridad del turismo español

Últimas actualizaciones
20 marzo 2018, 18:02 CEST
-Una vuelta en el ciber
22 febrero 2018, 8:55 CEST
-Una vuelta en el ciber
23 enero 2018, 8:30 CEST
-Una vuelta en el ciber
20 diciembre 2017, 16:22 CEST
-Una vuelta en el ciber
30 noviembre 2017, 8:30 CEST
-Una vuelta en el ciber

Las cifras del turismo español no dejan de crecer debido a la llegada masiva de turistas, al aumento de los ingresos que dejan los visitantes y al empleo generado. Pero detrás de los grandes número se esconden detalles que muestran los problemas del modelo turístico del país mediterráneo.

España puede superar los 75 millones de visitas de turistas extranjeros en 2016, según las previsiones de la asociación Exceltur, que agrupa a las grandes empresas del sector. El dato es un éxito, pero si se analizan las cifras con frialdad se descubren los agujeros negros del negocio turístico español.

Más turistas, pero menos ingresos

El número de turistas que llegan al país mediterráneo no deja de crecer y, de forma directa, los ingresos que dejan en España también se elevan. Sin embargo, este aumento en los ingresos totales por turismo está por debajo del incremento en turistas. Por ejemplo, en 2013 las llegadas de turistas aumentaron un 5,59% (hasta 60,68 millones), mientras que los ingresos que desembolsaron en España sólo aumentaron un 4,19% (hasta 47.163 millones de euros).

Número de turistas e ingresos por turismo en España

Este comportamiento es la consecuencia del descenso en el ingreso medio por turista. En 2011, cada visitante que llegaba a España proporcionaba un ingreso de 795,91 euros de media. Sin embargo, a pesar de que el número de llegadas de extranjeros ha crecido, el ingreso medio que aportan a la economía española se situó en 2015 en 747,20 euros, un 6,12% menos. Desde el año 2000, los visitantes que llegan a España dejan un ingreso un 30% inferior de media.

Ingreso medio por turista que visita España

Más trabajo, pero peor pagado

Los empresarios del sector turístico siguen dándose golpes en el pecho mencionando los empleos que crean o mantienen cada año. En efecto, en julio de 2016 se ha alcanzado el techo de 2,39 millones de trabajadores para actividades de turismo (entre autónomos y asalariados), el 79% de ellos como empleados contratados. Entre enero y julio, en el punto álgido de la temporada veraniega, se contrata a unas 360.000 personas. Sin embargo, la mayor parte de ellos son temporales, porque las cifras de empleados vuelven al nivel más bajo a medida que pasa el año.

Trabajadores en actividades turísticas en España

Por otro lado, a pesar de que el número de turistas y el total de ingresos por turismo no ha parado de crecer en los últimos años, los salarios han descendido de forma inversamente proporcional.

Salario en trabajos de hostelería vs. ingresos por turismo

En los dos gráficos que acompañan esta información se ha tenido en cuenta el salario de los trabajadores de la hostelería. Este es uno de los sectores más representativos del sector turístico, ya que las cifras de la Seguridad Social nos dicen que suponen el 68% de toda la fuerza laboral contratada en julio.

Salarios en hostelería vs. número de turistas extranjeros

Más turistas en hoteles, pero menos españoles

La crisis económica ha pasado factura al consumidor español, que poco a poco a va recuperando la confianza para gastar. En ello ha tenido que ver el descenso del paro, aunque el tipo de trabajo que se crea, temporal y mal remunerado, no ayuda a elevar el gasto medio por persona.

Turistas en hoteles españoles

En cualquier caso, las turistas residentes en España que se alojaron en un hotel durante 2015 casi se situaron al mismo nivel que las de 2007, el mejor año, con 47,52 millones. Lo que sí ha mejorado es el número de visitantes extranjeros que han pernoctado en un alojamiento hotelero, que han crecido más de 10 millones en los últimos seis años.

Turistas prestados

El último gráfico es muy explicativo de la bonanza que aprovecha el negocio turístico español. Mientras los competidores de España en el Mediterráneo (Egipto, Túnez y Turquía, principalmente) han ido perdiendo turistas en los últimos años, España los ha ido captando.

Turistas internaciones en los países del Mediterráneo

Esta captación se ha producido por diferentes motivos. En primer lugar, por la imagen de España como destino seguro de sol y playa. También porque los turoperadores europeos han redirigido los flujos de británicos y alemanes al país mediterráneo cuando en sus competidores se han producido revoluciones, atentados, derribo de vuelos con turistas o golpes de Estado, como en el caso de Turquía. En su último informe, Exceltur aclara que el número de turistas “prestados” por otros destinos en 2016 alcanza al 60,3% de los nuevos visitantes a España.

Entre junio y agosto de 2016, la llegada de turistas a Turquía y Egipto ha caído más de un 40%, según datos de Exceltur y ambos destinos han perdido 11,5 millones de visitantes en lo que va de año, mientras que

Pero existe una verdad poco contada en estos datos: cuando los destinos competidores de España recuperen sus cotas de seguridad, ¿habrá fidelizado España a un turista que se guía por el precio más que por el servicio? Porque una playa en la costa española mediterránea es igual que otra playa en Turquía, Túnez o Egipto. La diferencia estriba en el precio de los hoteles, de los bares, de los servicios, etcétera. Y el turista de sol y playa busca el menor gasto para el mismo producto.

Recibe el boletín semanal de Revista80dias en tu correo