Revista80dias.es
Portada » Actualidad » Destinos » Catedral de León

Catedral de León

Muros de vidrio por los que se filtra el color

Últimas actualizaciones
[wp_rss_multi_importer category="1" thisfeed="6" sourcename="-"]

La catedral de León es la única de Europa con mayor extensión de vidrieras en sus muros, sólo comparable a la francesa de Chartres. El color, la luz y la oscuridad son claves para entender una de las primeras iglesias góticas de España.

Fachada de la catedral de León | Foto: David Fernández

Fachada de la catedral de León | Foto: David Fernández

Apuntando al cielo de León, la catedral gótica de este antiguo reino medieval nos sigue mostrando secretos que recuerdan una época en que la religión y la política usaban el arte para mostrar su poder. La de León no fue la primera catedral gótica de España, título por el que compiten la de Ávila y la de Cuenca, pero sí es la primera que convirtió sus paredes de piedra en fino cristal para dar protagonismo a la luz y el juego de los colores. La catedral que hoy se puede disfrutar en León se inició en 1205, aunque en realidad su proceso constructivo fue constante desde 1255 y se considera finalizada en 1302.

Tres catedrales en una

Pero, antes de que el gótico proveniente de Francia se instalase en los reinos ibéricos, en el emplazamiento actual de la catedral leonesa ya se habían erigido otros dos templos con anterioridad. Para entenderlo hay que viajar más atrás en el tiempo, hasta el año 916. La Península ibérica se encontraba dividida en varios reinos entre cristianos y musulmanes. De ellos, el más poderoso era el reino de León, que mantenía frecuentes batallas contra las tropas que defendían el Islam y que, doscientos años antes, habían invadido casi la totalidad de la Península. España, como estado y nación, no existía. Y, en esta situación, el rey Ordoño II vence a las tropas musulmanas en la batalla de San Esteban de Gormaz (916), tras lo que decide ceder su palacio real en León para que se erigiese en el mismo la primera catedral.

Este primer templo era de estilo prerománico, muy diferente al actual, tanto en proporciones como en estilo arquitectónico. Las excavaciones arqueológicas alrededor de la catedral han ido descubriendo su pasado, así como el hecho de que en su subsuelo los romanos levantaron unas termas. Esto último ha sido bastante problemático para la catedral actual, puesto que lo permeable de su suelo hizo muy difícil cimentarla. Después, el rey Fernando I de León reconstruyó y remozó el templo inicial en 1067 con la ayuda de su hermana, doña Urraca. Este nuevo templo ya incorporaba las corrientes artísticas románicas y para hacernos una idea de su posible estilo, podemos acudir hasta la Colegiata de San Isidoro, templo románico muy rico y de importancia capital para León.

Naves laterales de la catedral de León | Foto: David Fernández

Naves laterales de la catedral de León | Foto: David Fernández

Así que fue bajo el reinado de Alfonso X el Sabio cuando se dio impulso a la construcción de la actual catedral de León. Para entonces los reinos de León y Castilla se habían unido bajo una misma corona y, aunque conservaban sus particularidades, marchaban con una misma voz. Se cree que el maestro Enrique, de origen francés, fue el primer arquitecto de la catedral, quien introdujo el estilo gótico francés y ya había trabajado en el templo de Burgos, y le sucedió, tras su muerte en 1277, Juan Pérez. El estilo gótico surge en Francia como una respuesta arquitectónica a la necesidad de crear muros más estilizados en los edificios religiosos, se incrementa el uso de materiales más ligeros y surge la bóveda nervada como elemento artístico.

Paredes finas de cristal

Dentro de este estilo, la catedral de León es peculiar por sus vidrieras, una de las mayores extensiones de cristales coloreados, con 1.800 metros cuadrados que filtran la luz. Se trata de uno de los conjuntos más ricos de la Europa medieval junto con el de la catedral de Chartes. Y son estas vidrieras las que producen el juego de colores con la ayuda de la luz solar en los tres pisos de que consta el templo. La catedral se encuentra orientada al Este, por lo que los primeros rayos de sol diurnos caen sobre el altar. A medida que la Tierra se va moviendo, el Sol cambia de posición y se van sucediendo las lecturas en las vidrieras. De frente al trascoro, las vidrieras de la izquierda representan personajes del Antiguo Testamento, en colores fríos. Sin embargo, a la derecha del trascoro, las vidrieras cuentan con colores más cálidos, que es la zona por la que discurre la luz solar a lo largo del día: son escenas del Nuevo Testamento, con mártires, apóstoles, la Virgen, etcétera. ¿Cuánto cuesta mantener estas vidrieras libres de polvo y paja? Cerca de 5.000 euros el metro cuadrado, por lo que la restauración de todas ascendería a 9 millones de euros. De momento, se han remozado 1.000 metros cuadrados.

Vidrieras de la catedral de León | Foto: David Fernández

Vidrieras de la catedral de León | Foto: David Fernández

Una virgen embarazada, un topo…

Hay muchas curiosidades en la catedral leonesa. Por ejemplo, la Virgen embarazada (también conocida como de la O), una talla en piedra del siglo XIII y policromada después. O el sepulcro de Martín Fernández, obispo que impulsó la construcción de este templo, y el de Ordoño II.

Las catedrales son edificios vivos que nos siguen hablando y contando historias, aunque las interpretemos a la luz de los nuevos tiempos. En el interior de la catedral de León se ha pasado de elementos góticos a otros renacentistas, como el magnífico muro del trascoro con sus paneles principales de alabastro. También se realizaron añadidos barrocos a la catedral, incluso llegando a poner en peligro su propia integridad, ya que una bóveda que se construyó hizo que parte del templo se derrumbase y tuviese que ser reconstruido. La portada de acceso, con influencias de la catedral de Reims, fue reconstruida en el siglo XIX, por ejemplo. Y hoy los trabajos de restauración son constantes, aunque no todo lo habituales, y con la suficiente financiación que sería deseable.

Trascoro de la catedral de León | Foto: David Fernández

Trascoro de la catedral de León | Foto: David Fernández

La última leyenda curiosa es la del “topo”, un animal gigantesco que los lugareños decían que entraba por las noches en la catedral para “comerse” el trabajo que los obreros habían realizado durante el día. Ello impedía que la construcción avanzase, hasta que uno de los habitantes del León medieval lo cazó. Su pellejo cuelga de una de las paredes de la catedral, aunque en realidad es probable que sea el caparazón de una tortuga traída de allende los mares. Es el lujo de la imaginación, como la que un día vislumbró una catedral de cristal.

Horarios para visitar la Catedral de León

Los horarios y precios varían en función de determinadas circustancias.

  • Entre octubre y abril, el horario es de 9.30 horas a 13.30 horas y de 16 horas a 19 horas, de lunes a sábado. Los domingos la catedral abre de 9.30 horas a 14 horas.
  • Entre mayo y septiembre, el horario es de 9.30 horas a 13.30 horas y de 16 horas a 20 horas, de lunes a viernes. Los sábados abre de 9.30 horas a 12 horas y de 14 horas a 18 horas. Los domingos, de 9.30 horas a 11 horas y de 14 horas a 20 horas, excepto en mayo, cuando se abre los domingos sólo de 9.30 horas a 14 horas.
  • Por su lado, el museo catedralicio y el claustro abren entre octubre y mayo de 9.30 horas a 13.30 horas y de 16 horas a 19 horas, de lunes a sábado. Y lo domingos, de 9.30 horas a 14 horas. Entre junio y septiembre, su horario de apertura es de 9.30 horas a 13.30 horas, y de 16 horas a 20 horas, de lunes a domingo.
  • Precios de entrada a la catedral de León: 5 euros, individual; 4 euros, para grupos, jubilados y estudiantes; 2 euros, escolares; gratuito para menores de 12 años.
  • Precios del museo: 5 euros, entrada completa; 3,50 euros, grupos; 3 euros, entrada parcial; 2,5 euros, entrada parcial grupos; 2 euros, entrada claustro; 1 euro, entrada grupo claustro.

¿Dónde dormir en León capital?

Dos son las propuestas más interesantes para pasar nuestras jornadas en León y estar a un tiro de piedra de todo lo que merece ser conocido.

Por un lado, el Hotel Eurostars León, muy cerca del centro histórico de la ciudad, con una atención muy amable, habitaciones confortables y muy espaciosas y un desayuno tipo buffet que nos dará energías para todo el día.

Por otra parte, el Hotel Husa Abad San Antonio es una opción muy recomendable para el descanso absoluto. Se encuentra a unos 15 minutos a pie del centro histórico de León, en un área tranquila, y su reciente construcción hace que sus instalaciones sean modernas y las habitaciones muy amplias.

¿Cómo llegar a León?

Se puede viajar hasta la ciudad de León en tren o en coche, como hemos hecho nosotros gracias a Europcar. Hemos conducido un Opel Insignia Limousine HB. Este coche, señorial y seguro, cuenta con 103 CV y 4 cilindros. Su consumo urbano es de 7,2 l/100 km; el extraurbano, 4,5 l/100 km; y el mixto, 5,5 l/100 km. El vehículo es un cinco puertas con un maletero de 500 litros. Alcanza una velocidad máxima de 205 km/h y llega de los 0 a los 100 km/h en 10,9 segundos.

Vídeos que no debes perderte
Déjanos tu opinión
Más contenidos
Encuentra tu hotel
Booking.com