Revista80dias.es
Portada » Actualidad » Negocios » Los trenes de Talgo cotizan en la bolsa

Los trenes de Talgo cotizan en la bolsa

El histórico fabricante de trenes, que nació en España, se decide a salir a bolsa tras más de 70 años de historia y una incidencia capital en el negocio ferroviario. Talgo pone a la venta el 45% de sus acciones.

El Talgo I, primer tren fabricado por la compañía

El Talgo I, primer tren fabricado por la compañía

El fabricante de trenes y material rodante Talgo iniciará su cotización en la bolsa española el próximo jueves 7 de mayo. Con su oferta pública de acciones, la histórica compañía cierra un ciclo tras más de 73 años de vida y una incidencia fundamental en la cultura y el negocio ferroviario del país mediterráneo y de todo el mundo. Talgo venderá en la bosa el 45% de su capital social, comercializando 61,57 millones de acciones en una horquilla de precios que se moverán entre los 9 euros y los 11,50 euros. Es decir, que en su salida a bolsa, la compañía puede conseguir entre 554,17 millones de euros y 708,11 millones de euros. Cuanto mayor sea el precio al que se comercialicen las acciones, mayor será el ingreso por sus ventas. Un detalle curioso es que la salida a bolsa de Talgo no se realiza a través de una ampliación de capital para incorporar nuevas acciones, sino que se ha decidido vender parte de los títulos existentes. Es una forma de conseguir liquidez de forma inmediata.

Patentes Talgo Sociedad Anónima nació en 1942 como respuesta a la necesidad de dotar a España de un fabricante de trenes para pasajeros y modernizar este negocio en un país que se incorporó muy tarde a la historia ferroviaria. Un año antes se habían realizado pruebas con estructuras triangulares, la base del diseño de los nuevos trenes, entre las ciudades de Leganés y Villaverde. Pero en 1942 se construyen los coches del primer Talgo I en Oñate (Guipúzcoa) y en Atocha. Este tren llegó a alcanzar los 135 km/h entre Madrid y Ávila y fue uno de los primeros de “alta velocidad” en todo el mundo. Los siguientes años son de innovación para conectar las diferentes capitales españolas, pero también Madrid y Barcelona con París e incluso Ginebra.

Hasta la década de los años 90 del siglo XX, volar era una opción reservada para los bolsillos más pudientes, y el transporte en tren se constituía en el modo más asequible. Talgo desarrolló verdaderos modelos de vagones cómodos y locomotoras potentes para un transporte rápido. En septiembre de 1983 presta su primer servicio el Talgo Pendular, un tren que se caracterizaba por bascular en las curvas, lo que permitía adaptar su estructura a las fuerzas cinéticas que se producían durante el trayecto. Coches guardería, coches cama, coches restaurante… Talgo fue dotando a los trenes que recorrían España, Europa y otros continentes de vagones más confortables.

Países como Alemania o Japón han comprado trenes y patentes a Talgo. Tampoco es raro ver convoyes del fabricante en las vías de EEUU. Y a finales de los años 90 España estrena el AVE con trenes fabricados por Talgo. Hoy, la empresa se ha internacionalizado hasta el punto de que ha diseñado y montado los trenes que cubren la ruta Medina-La Meca, que está construyendo un consorcio de empresas españolas en Arabia Saudí. El primer convoy partió hace unas semanas del puerto de Barcelona.

La importancia de Talgo, además de por su material rodante, radica en la innovación que la compañía ha aportado al negocio del transporte ferroviario de pasajeros. En su ejercicio 2014, Talgo facturó 384 millones de euros, de los que tres cuartas partes provienen de sus operaciones internacionales, y un beneficio de 38 millones de euros. Es decir, que se trata de una empresa con una rentabilidad del 10% sobre sus ingresos. La compañía ya no es puramente española, puesto que su accionariado es propiedad de Pegaso Rail International, un holding que agrupa a Trilantic Capital Partners, con un 63% de las acciones, la familia Oriol (20,3% de las acciones) y la firma de capital riesgo MCH Provate Equity (16,2%).

Vídeos que no debes perderte
Déjanos tu opinión
Más contenidos
Encuentra tu hotel
Booking.com