Revista80dias.es
Cargando

La “Gioconda de Madrid”, en el Prado hasta el 13 de marzo

A mediados de marzo, el cuadro viajará al Museo del Louvre, en París, para completar una exposición sobre el maestro Leonardo da Vinci.

Gioconda de El Prado | Foto: web del Museo de El Prado

Gioconda de El Prado | Foto: web del Museo de El Prado

MADRID.- El Museo del Prado (Madrid) expone su “Mona Lisa” hasta el próximo 13 de marzo, cuando el retrato, que se atribuye a Francesco Melzi, uno de los ayudantes de Leonardo da Vinci, el creador del cuadro original que se conserva en el Museo del Louvre (París, Francia), viajará hasta la pinacoteca francesa para participar en una muestra sobre el maestro italiano.

Los encargados del museo español, donde se guaradaba esta joya, han finalizado el estudio técnico del mismo y ahora dan a conocer los resultados para todo el público. Hace unas semanas se difundió en diversos medios de comunicación la historia de esta Gioconda que ha estado expuesta en el Prado durante catorce años, pero a la que no se ha dado importancia hasta ahora.

La realización de un estudio técnico con motivo de la exposición “La Virgen, el Niño y Santa Ana” en el Louvre desveló que el repinte negro que cubría el cuadro ocultaba un paisaje. Tras la retirada del “velo” negro que cubría el mismo, los investigadores del Prado concluyeron que la copia fue pintada en el taller de Leonardo da Vinci y fue una de las primeras en salir del mismo. Tras realizar diversos análisis al repinte negro que cubría el fondo se ha fechado el mismo en 200 años después de la pintura del original.

Las diferencias entre el original del Louvre y el del Prado son pequeñas, pero existen. La diferente factura, el recubrimiento del paisaje y el hecho de que la Gioconda tenga cejas en el cuadro de Madrid son algunas de ellas.

  • Francisco

    Si, se ve que no entendeis de arte. Anda que …

  • Vicente

    Personalmente, que tampoco entiendo de arte, me gusta más ésta. Es como ver a una modelo al natural y luego retocada con Photoshop.

  • Diego G

    El discípulo en algunos detalles supera al maestro pero en la concavidad de los ojos exagera la profundidad. Yo que no entiendo de Arte.